Biografía de Juan el Bautista

Es uno de los predicadores más venerados y reconocidos de varias confesiones: Islam, Cristianismo, mandeísmo, y las iglesias ortodoxa y anglicana, entre otras. De origen judío, su nacimiento se ubica hacia finales del siglo I A.C., y habría sido contemporáneo de Jesús.

Sus padres fueron Elisabet y Zacarías, una pareja anciana que no había podido tener hijos hasta que el ángel se le presentó a Zacarías, un sacerdote levita, y le anunció la llegada de un hijo prontamente.

Jesús y Juan fueron parientes ya que sus madres mantuvieron lazos parentales preexistentes.

Gran parte de las religiones mencionadas le atribuyen un papel crucial en la vida de Jesús ya que no solamente habría sido quien anticipó la llegada a la tierra del salvador enviado por Dios sino que además habría sido su maestro y quien lo bautizó, instaurando de este modo uno de los ritos más importantes dentro de la fe cristiana: el bautismo

Aunque al advertir la presencia de Jesús en el río, primeramente, se negó a bautizarlo, este último lo convenció, y tras el acto se abrió el cielo en demostración de la llegada del mesías.

La creencia que difundía usó al sacramento del bautismo como un rito crucial.

Su tarea evangelizadora la llevó a cabo mayormente en el desierto y fue el Río Jordán el epicentro de sus actos bautismales.

El bautismo es uno de los sacramentos más importantes dentro del Cristianismo porque tiene un rol iniciático, ya que cuando una persona es bautizada ingresa formalmente a la religión

El agua asume un rol protagónico en el mismo, siendo que es el recurso que usa quien lo ejecuta.

Puede consistir de inmersión, derramamiento en la cabeza, o salpicar con el agua, y tiene una misión purificadora y superadora del pecado original, con el que nacen todos los cristianos, de acuerdo a los dogmas de fe que sostienen.

Por otra parte, los une a Jesús, los dota del don del espíritu santo, y los integra a la iglesia.

Fue un misionero que se destacó por llevar una vida modesta, comprometida con sus creencias, elevando el mensaje de la necesidad que los hombres dejen de realizar malas acciones porque solo así tendrán un lugar junto a Dios

Los instaba a practicar la caridad, a amar a sus pares y al prójimo, a alejarse de los sobornos y de los engaños.

Si bien hubo muchos en su tiempo que creyeron que él era el Mesías, se ocupó de dejar en claro que ello no era así y anticipó que alguien superior estaba por llegar

Sin lugar a duda fue un ejemplo de fe y de evangelista comprometido con su labor.

Falleció en Jordania, entre los años 31 y 36 de nuestra era.

El rey Herodes lo mandó a detener y luego lo decapitó.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes