Biografía de Josef Mengele

Josef Mengele fue uno de los más despiadados exponentes del nazismo, no solo ya por el hecho de adherir a dicho movimiento genocida sino especialmente por el cruel rol que desplegó en la cadena asesina de los soldados de Adolf Hitler.

Ordenó el exterminio de miles de detenidos en los campos de concentración y realizó abominables experimentos con gemelos y personas con discapacidades, que le valieron el mote de Ángel de la muerte.

Nació en Alemania, un 16 de marzo del año 1911, en Günzburg, en el seno de una familia rica que tenía negocios de maquinaria agrícola.

Sin embargo, pudo más su pasión por la medicina y decidió seguir el camino profesional de médico y no sumarse al negocio familiar.

En 1938, ya integrado al nazismo, fue designado coronel medico de las SS, las fuerzas de élite nazis, en el campo de concentración de Auschwitz.

Fue uno de los más comprometidos con el plan de la solución final y sus extravagancias, entre las que destacó: la construcción de una raza pura y superior en la cual ni judíos ni negros ni homosexuales tenían lugar

Aquellos que ingresaban a la detención con algún tipo de discapacidad, o con las condiciones de enanos y gemelos, eran enviados directamente a su área, llamada sadicamente zoológico, para que él efectuase sus violentos experimentos.

Sometió a los prisioneros a altísimos niveles de temperatura, probó despiadados métodos de esterilización masiva sobre las mujeres, inyectándoles cemento liquido en el útero, les inoculó enfermedades como el tifus, inyectó sustancias en ojos de niños para testear el cambio de coloración, extrajo órganos de prisioneros a los que mató para hacerlo

Sí, un monstruo...

Cuando en el marco de la Segunda Guerra Mundial, las tropas aliadas (Francia, Rusia, Inglaterra y Estados Unidos) le tuercen definitivamente el brazo al nazismo, gran parte de los jerarcas optaron por suicidarse a sabiendas que el futuro les deparaba el resto de sus días en la cárcel, mientras que otros como Mengele se las ingeniaron para huir, cambiar su identidad y radicarse en un país lejano.

Se convirtió en Fritz Ullman, uno de los tantos nombres que usurpó, y trabajó en una plantación de papas en el sur alemán hasta que en 1949 recaló en la Argentina, una nación que por aquellos años simpatizó con el nazismo, inclusive hasta se entrevistó con el presidente Juan Domingo Perón

En Argentina fue Helmut Gregor hasta que se lo descubrió y huyó a Uruguay.

En 1959 debió trasladarse a Paraguay, y finalmente en 1961 a Brasil.

Su acomodada situación económica y la ayuda que recibió de otros líderes nazis le permitieron desarrollarse, e incluso ganar dinero, como cuando abrió un negocio farmacéutico en Argentina que trabajó muy bien

La impunidad con la que se movió fue increíble ya que hasta viajó a sus pagos natales para buscar y traer a la esposa de su hermano fallecido y casarse con ella en Buenos Aires.

Una vez en Brasil se convirtió en Peter Hochbichler y se asentó en una localidad cercana a la ciudad de San Pablo.

Como le sucedió en la Argentina, en Brasil, asimismo, recibió ayuda de partidarios del nazismo: el austriaco Wolfgang Gerhard, que hacia mas de una década que residía allí y que le consiguió un trabajo como administrador de la hacienda de café de la pareja conformada por Geza y Gitta Stammer

En Serra Negra continuaron sus días de fugitivo y nunca pudo controlar el temor de ser descubierto por el servicio secreto israelí Mossad.

Vivía aterrorizado y obsesionado con el hecho que lo encuentren y por ello se hizo construir una torre desde la cual vigilaba movimientos

Pero esta no fue su única excentricidad, sino que además dejó crecer su bigote para cambiar de aspecto físico, y las pocas veces que salía y se mostraba en público lo hizo mayormente cubierto por ropas y sombrero, y con la custodia de una manada de perros adiestrados por el mismo.

En 1975, se acercó su final cuando Geza descubrió que mantenía una relación con su mujer y lo echó a la calle.

Vivió en diversos lugares de San Pablo, siempre traumado por el miedo, porque su cabeza valía nada mas y nada menos que 3.4 millones de dólares, tal la recompensa que se aplicó

En 1979 un cuerpo apareció muerto a causa de ahogamiento en el mar, en la costa del pueblo brasilero Bertioga.

Por la identificación que portaba se lo enterró como Wolfgang Gerhard, sin embargo, en 1985, tras una serie de estudios genéticos se determinó que era el fugitivo nazi mas buscado: Josef Mengele.

Junto al cuerpo estaba el matrimonio Stammer.

Si bien la documentación decía que tenia 54 años, aparentaba más, y así era ya que Mengele murió con 68 años.

En realidad fue su hijo Rolf, que se había encontrado con él antes de su fallecimiento, quien desentrañó el enigma y le confesó a las autoridades brasileras que en realidad Gerhard era su padre Mengele.

Buscador

Recientes