Biografía de José Guadalupe Posada

José Guadalupe Posada fue un famoso dibujante mexicano que supo como ningún otro plasmar en sus obras la vida cotidiana del México de su época (1852-1913) y su aguda mirada sobre la dificil coyuntura sociopolítica. Se lo reconoce especialmente como un caricaturista político y por sus ilustraciones de calaveras o calacas. Su obra se nutrió del imaginario colectivo y denunció la desigualdad e injusticia social que primó durante el Porfiriato.

Nació en la ciudad de Aguascalientes, un 2 de febrero del año 1852. Su pasión por el dibujo hizo que al mismo tiempo de leer y escribir haya empezado a estudiarlo en la academia municipal de arte de su ciudad natal.

Ganó experiencia como aprendiz en talleres de cerámica y de litografía; para la década del setenta del siglo XIX se instaló en el estado de Guanajuato donde abrió su propio taller de litografía y fue profesor de la técnica.

Entre los ochenta y noventa, y tras la Revolución Mexicana (1910) intensificó sus colaboraciones, vía ilustraciones, en diversos periódicos, todas ellas cargadas de contundentes mensajes contra el abuso de poder, la defensa de los trabajadores, y la explotación del pueblo, además de retratar la forma de vida de aquellos años

La Catrina, o Calavera Garbancera (como el la tituló, ya que Catrina fue el nombre que le dio posteriormente el artista Diego Rivera), fue una de las calacas más famosas de Posada con las cuales transmitió su descontento y su implacable crítica a los gobiernos autoritarios e insensibles de aquellos años, desde Benito Juárez, pasando por Sebastián Lerdo de Tejada, y la cuasi dictadura de Porfirio Díaz.

En 1913 apareció en un periódico la calaca de La Catrina (dibujo de una calavera que porta un sombrero muy elegante y lujoso), acompañando los textos de analistas políticos que manifestaban sus reproches y repudios contra la clase dirigente y la clase alta, de quienes decían, poco les importaba la miseria de gran parte de los mexicanos, porque mientras ellos bebían y lucían sus trajes de etiqueta en reuniones y eventos, muchos campesinos morían de hambre.

Con el correr del tiempo la imagen de La Catrina trascendió el arte y el editorial político para convertirse en un símbolo de la cultura mexicana que se usa para expresar la muerte y celebrar el día de los muertos, y también es uno de los temas más recurrentes en las artesanías por la venta que ostenta.

Si bien gozó de cierta popularidad en vida, fue tras su muerte, y la difusión que el muralista Diego Rivera le dio a su trabajo, que su arte se difundió fantásticamente en México y el resto del mundo. Rivera siempre lo mencionó como uno de sus maestros y referentes y ello le valió el mote de pionero del movimiento nacional mexicano de las artes plásticas.

Falleció a los 60 años, un 20 de enero del año 1913, presuntamente a causa de su dependencia al alcohol, y en 1900 habría sufrido la muerte de su único hijo, según se ha develado por algunos diarios de ese tiempo.

Buscador

Recientes