Biografía de José Félix Uriburu

Recordado históricamente como uno de los responsables directos del primer golpe de Estado de la historia argentina del siglo XX, José Félix Uriburu fue un militar argentino que gobernó ilegalmente entre los años 1930 a 1932. Su gobierno fue inconstitucional y tuvo como primer objetivo sacar del poder a quien él y su clase social veían como un usurpador pero que efectivamente había sido elegido democráticamente por primera vez en la historia.

Si bien la figura de Uriburu ha sido retomada y valorada por algunas corrientes historiográficas argentinas, en la actualidad se describe con un alto nivel de repudio por sus acciones antidemocráticas.

Una familia encumbrada y un supuesto destino marcado

Nació en el año 1868 en la ciudad de Salta, una de las más importantes del interior de la Argentina. Su familia era una poderosa familia de la región que históricamente había sido vinculada a algunos de los primeros conquistadores que desembarcaron en la zona y contribuyeron a la creación del nuevo mundo.

Su sangre y su pertenencia a lo que se consideraba por aquel entonces como una elite de poder le permitió acceder fácilmente a un mundo donde los contactos, la herencia y la identidad eran lo que salvaba del fracaso o de la mediocridad.

En su juventud el protagonista de esta historia ingresó al Colegio Militar de la Nación, institución que solía estar vinculada con la tradición elitista del país y allí desempeñó un creciente rol que le permitió ascender en los rangos y llegar a ser reconocido.

Como ocurría por aquella época, los militares solían mantener un vínculo muy cercano con los políticos de turno y así fue que codeó con los gabinetes de su tío José E. Uriburu (presidente) y de Luis Sáenz Peña, entre otros. Desde joven, entonces, estuvo y se mostró cerca del poder político.

La concreción de un sueño: llegar al máximo puesto de poder

En los años del radicalismo, José Félix Uriburu formaba ya parte importante del Ejército Nacional, ocupando el puesto de Oficial de Estado Mayor. Destacó en numerosas acciones militares pero fue recién en 1921, con el gobierno de Marcelo T. de Alvear que se acercaría más y más al poder.

El retiro forzado que determinó Hipólito Yrigoyen para Uriburu en 1926, sumado a lo que él consideraba como una de las administraciones más inoperantes conocidas, fue una de las causas del encono personal entre el militar y el político que sufriría el primer golpe del siglo XX.

El 6 de septiembre de 1930, Uriburu, junto al acompañamiento del Ejército, algunos partidos políticos opositores a Yrigoyen, el radicalismo antipersonalista y parte de la población civil, ejecutó el golpe institucional que lo colocaría a él mismo en el gobierno y que determinaría la prisión y el exilio de Yrigoyen.

Sin embargo, la crisis económica no demostró ser de fácil resolución y el fracaso de su propio gobierno lo obligó a entregar el poder tan sólo dos años después. En 1932 viajó a París para tratarse por problemas de salud ante su avanzada edad y murió en esa ciudad el 29 de abril.

Buscador

Recientes