Biografía de John Locke

John Locke fue uno de los intelectuales más sobresalienetes de la historia; pinero y referente del Empirismo y del Liberalismo político. Su influencia no solamente impulsó varios acontecimientos relevantes de la historia (el movimiento de la Ilustración, la Carta de Derechos y la Declaración de Independencia en Estados Unidos) sino también motivó a otros colegas (David Hume, Immanuel Kant y Jean-Jacques Rousseau) a continuar y mejorar su línea de pensamiento.

Nació en el poblado de Wrington, parte del condado de Somerset, el 29 de agosto del año 1632, en una familia conformada por su padre abogado y su madre ama de casa, que lo educaron en el marco de una ferviente fe puritana.

Estudió medicina y filosofía en la prestigiosa Westminster School de Londres y en el college de Oxford Christ Church, siendo en este último que entró en contacto con el político inglés Anthony Ashley Cooper (1621-1683), primer conde de Shaftesbury y fundador del partido Whig (antecedente del Partido Liberal británico), quien había llegado al lugar para encontrar una cura a su enfermedad del hígado y gracias a Locke la encontró.

El conde de Shaftesbury lo llevó a vivir a su casa, lo designó como médico personal y lo erigió en un héroe cuando le salvó la vida con una operación que curó para siempre su afección tan dolorosa.

Esta asociación médico-paciente primero, generó un lazo estrecho entre ambos, y el conde fue un personaje de enorme influencia en las ideas políticas de Locke.

La pérdida de influencia de Shaftesbury impulsó el alejamiento de su país por algún tiempo, y más tarde partió a Países Bajos porque se sospechó que participó del complot Rye House, contra el rey Carlos II de Inglaterra y su heredero Jacobo, Duque de York (1683).

Fue un férreo opositor al absolutismo que representaban los Estuardo y ello por supuesto lo convirtió en un enemigo de la autoridad política vigente.

Su estadía en Países Bajos fue muy fructífera en el plano autoral y recién regresó a Inglaterra en 1688, con la Revolución Gloriosa que implicó la caída de Jacobo II.

Su pensamiento y teorías sentaron las bases de la sociedad moderna, y como ya mencionamos, del Liberalismo político, porque para Locke la soberanía debe recaer en el pueblo y el poder estatal debe proceder del libre acuerdo entre ambos, además que el estado debe proveer protección a la propiedad y a la libertad individual

Fue partidario de la monarquía parlamentaria, el sistema que de acuerdo a su idea podía expresar la soberanía popular y respetar los derechos de todos los ciudadanos: la decisión final no debe recaer en el monarca sino en el pueblo.

Se anticipó a la división de poderes que más adelante formuló Montesquieu; impulsó el derecho a la propiedad privada, la vida, la libertad, los cuales no pueden ser negados ni quitados, y proclamó la igualdad de todos los hombres ante la ley independientemente de sus orígenes

La Constitución estadounidense y la Declaración de Derechos del hombre estuvieron especialmente impregnadas de su ideario.

Su obra más aclamada fue Carta sobre la tolerancia (1689-1690) en la cual sostiene que el estado no debe intervenir en materia religiosa.

Fue un símbolo del empirismo, el movimiento filosófico que defiende y asegura que el conocimiento humano solamente procede de la experiencia y que en aquellos años fue el detonante de la Revolución Científica.

Murió a los 72 años, un 28 de octubre del año 1704, en High Laver.

Buscador

Recientes