Biografía de Johann Sebastian Bach

Asociado su nombre para siempre con la historia de la música universal, Johann Sebastian Bach fue un encumbrado artista que compuso las obras más importantes del género de la música clásica y es recordado tanto por su esteticismo y melodía como por su corrección y técnica a la hora de construir armonías musicales. Referente indiscutido del Barroco, Bach dejó un legado único y de gran valor a la cultura del mundo.

Una familia destinada al arte musical y un camino propio

Johann Sebastian Bach nació en el seno de una familia de artistas y músicos acomodados de la región de Sajonia (hoy Alemania, en aquel entonces Sacro Imperio Romano Germánico). Su nacimiento en el año 1685 lo ubica en la cúspide del movimiento Barroco que marcaría profundamente su obra debido a la fuerza que tal estilo artístico tuvo en su región de origen.

Con el estímulo directo del Estado y los sectores de poder, Bach pudo dedicar su vida a perfeccionar sus habilidades musicales. El haber nacido en una familia con un renombre ya asegurado contribuyó en gran modo, en especial porque las aristocracias de la época actuaban como mecenas de futuros artistas que pudieran formar parte de sus cortes.

La temprana partida de sus padres, antes de que Johann cumpliera los diez años, hicieron que deba trasladarse a vivir con diferentes familiares que lo estimularían en su práctica de la música, especialmente en el aprendizaje del órgano y posteriormente del clavicordio. Su talento le significó becas en institutos donde pudo estudiar con los mejores artistas y profesores de la época, sabiendo entonces que su vida estaría para siempre marcado por la música.

Las cortes reales y un ambiente propicio para triunfar

A medida que Johann Sebastian Bach fue perfeccionando su técnica y los resultados de su proceso de aprendizaje daban sus primeros frutos, el joven músico comenzó a buscar trabajo en diferentes cortes reales, ducales y de príncipes de las aristocracias germanas que, encantadas con su técnica, buscaban tener su aporte consigo.

También, trabajó para capillas e iglesias como organista y cantor, al mismo tiempo que iba dando lugar a sus primeras creaciones artísticas. Entre su obra encontramos piezas sacras como los motetes o las cantatas de iglesia como también piezas de tipo secular.

A su adultez trabajó componiendo obras para grandes orquestas que son, tal vez, las más recordadas y populares. Muchas de las obras de Bach se consideraban perdidas y fueron recuperadas a principios del siglo XX.

Si bien durante su vida su reconocimiento fue alto, se considera que su legado ha ganado en valor y poder después de su fallecimiento, hecho que ocurrió en el año 1750 en la misma localidad donde había nacido.

Arte Fotolia: Claudio Divizia, Animaflora, Juulijs

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes