Biografía de Jhon D. Rockefeller

John Davison Rockefeller fue un empresario y magnate norteamericano, pionero del desarrollo de la industria petrolera, entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, sobre la cual cimentó su fortuna y éxito empresarial.

Su nombre es sinónimo de millones de dólares, y también de polémicas, a razón de las controversias que enfrentó su crecimiento patrimonial y comercial basado en el monopolio petrolero.

Nació en el poblado neoyorkino de Richford, un 8 de julio del año 1839, en el seno de una familia acomodada y numerosa.

Su padre era comerciante y bastante desprolijo en su vida íntima, John D. Rockefeller, sería lo opuesto a él en este aspecto.

Desde temprana edad demostró interés por el dinero y las finanzas.

Era muy ahorrativo y tenía una imaginación activa que le permitió aumentar sus ahorros.

La formación escolar, especializada en comercio, la realizó en Cleveland a donde se mudó la familia por un nuevo empleo del jefe familiar.

Se graduó como contador y de inmediato consiguió clientes importantes.

Cansado de lo que hacía y decidido a ganar más y más dinero creó su propia firma de corredor de granos, e invirtió parte de sus ganancias en la industria del café, sin embargo, tras apreciar que la naciente industria petrolera le rendiría más corrió su foco hacia ella.

En la década del sesenta del siglo XIX instaló las primeras refinerías y de a poco compró casi todas las que había en la ciudad.

En 1870 creó la empresa petrolera más emblemática de la historia: Standard Oil Co. y con este paso conquistó el negocio nacional y se proyectó internacionalmente

Su flamante creación le permitió adueñarse de todo el proceso: producción, traslados, refinamiento, y la comercialización de los productos, y así erigirse en el dueño del petróleo mundial.

La clave del éxito del negocio fueron sus acuerdos confidenciales con las empresas de ferrocarriles, Standard, consiguió venderles petróleo sin pausas, y a estas les sirvió porque pudieron abaratar costos para poder ofrecer tarifas más económicas a sus pasajeros

Las arcas del imperio Rockefeller se llenaron de dólares, sin embargo, toda esta movida produjo consecuencias indeseables que complicaron el negocio para las empresas más pequeñas, y la baja del precio del petróleo.

A comienzos de siglo empezaron a llover las demandas judiciales contra la compañía por presunto monopolio del mercado, un secreto a voces, claro está...

El problema se solucionó cuando en 1911 la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos dictaminó que Standard en efecto llevaba a cabo prácticas monopólicas y que debía segmentar su actividad para poder continuar dentro del negocio.

Exxon y Mobil fueron un desprendimiento de ella.

En la década del veinte nació su ambicioso proyecto: Rockefeller Center, que consistió en la edificación de un complejo de edificios, en el Midtown Manhattan, donde él mismo vivió

Aunque no lo vio finalizado, porque ello ocurrió dos años después de su muerte, en 1939, y él falleció en 1937 (23 de mayo), este conglomerado inmobiliario es uno de los más importantes del mundo, no solamente por el lugar geográfico en el que se erigió, entre la Quinta y la Sexta avenida, sino también porque lo integran locales de marcas premium y teatros de gran prestigio internacional como el Radio City Music Hall.

Es uno de los destinos turísticos más visitados de la ciudad de Nueva York y desde 1987 integra el Registro Nacional de Lugares Históricos de los Estados Unidos

Llevó una vida personal y familiar muy correcta y tranquila, a diferencia de muchos millonarios.

Se casó con una sola mujer, Laura Celestia Spelman, madre de sus hijos, cinco niñas y un varón, John D. Rockefeller Jr., quien heredó la batuta de los negocios familiares cuando él falleció.

Fue un activo filántropo y los últimos años de su vida los dedicó a descansar y a cuidar de su frágil salud, aquejada por afecciones digestivas.

Buscador

Recientes