Biografía de Jennifer Lopez

La meteórica carrera de Jennifer Lopez es sin duda alguna una de las más llamativas y asombrosas de los últimos tiempos. Esta artista estadounidense, con fuertes raíces latinas, se ha convertido en número uno de la música pero además en su propia marca gracias a su enorme visión para los negocios y el reconocimiento más allá del arte, su interés por la filantropía y por abrir camino a las nuevas estrellas. Jennifer Lopez es, a sus casi cincuenta años, una estrella central de mundo del espectáculo mundial.

Los comienzos humildes de quien sería una de las estrellas más poderosas del mundo de la música

Nacida en el año 1969, Jennifer Lopez vivió sus primeros años en el marco de una familia humilde y trabajadora del barrio del Bronx, en Nueva York. De origen norteamericano, Jennifer vivía con sus papás que eran sin embargo puertorriqueños y dejaron tanto en ella como en sus dos hermanas un fuerte legado de amor por sus raíces latinas.

El barrio que la vio crecer se caracterizó siempre por una fuerte presencia de latinos, por lo cual para ella vincularse con ese mundo fue siempre natural y así es como fue combinando amor por ambas tradiciones: la de su familia y la suya propia.

Desde adolescente Jennifer entendió que su vida estaba hecha para dedicarse al arte, más específicamente a la actuación. Comenzó a participar en actos escolares y en obras pequeñas locales donde no tenía demasiada importancia su aporte pero que la ayudaron a ir consolidándose como artista y a definir su perfil. A principios de la década de 1990 se encontraba viviendo en Manhattan buscando trabajo como bailarina y artista para artistas populares y conocidos. Desde entonces, su carrera no se detuvo hasta la actualidad.

Selena y la unión a un mundo que nunca la dejaría

La búsqueda por el éxito y la fama dio en la vida de Jennifer su primer paso cuando le tocó protagonizar (luego de varios fracasos de taquilla) su primer película protagónica: la historia de Selena, aquella cantante asesinada en 1995. Esta actuación le valió una nominación al Globo de Oro y la posibilidad de poder ser reconocida en un mundo con poco espacio para mujeres latinas. A partir de ese trabajo, los años subsiguientes la consolidaron como actriz popular aunque las películas que protagonizó no recibirían las mejores críticas.

Sin embargo, no sería tanto su carrera actoral sino más bien su trayectoria musical lo que la convertiría en una de las mujeres más poderosas y exitosas del mundo. A fines de los noventa publicaría su primer álbum y gracias a grandes estrategias artísticas diseñadas por ella misma (como por ejemplo convertirse en un símbolo sexual o señalar que tenía su cola asegurada, sus relaciones amorosas y su enorme talento) desde entonces avanzó, ganando lugares a muchos artistas masculinos que debieron ver su ascenso sin poder hacer nada al respecto. Llegó en poco tiempo a los ránkings más importantes debido a que supo representar los intereses de un público cautivo.

En la actualidad, Jennifer Lopez es en sí misma una marca. Empresaria consolidada, ya no son tanto sus giras o sus apariciones públicas sino las decisiones que toma detrás de ella (como su participación en programas de televisión o su ayuda a jóvenes promesas) lo que la convierte en símbolo del éxito. Su imagen y figura, sus perfumes, su poder y su determinación a lograr lo que se propone son ejemplos de lo que es capaz de hacer si está segura de sí misma.

Fotos: JLO Instagram

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes