Historia de Isis

En la antigua civilización de los egipcios la diosa Isis era conocida como la esposa de Osiris y la madre de Horus quién, a su vez, era considerado como la reencarnación de los faraones gobernantes. Por este motivo, Isis representaba una idea fundamental: la protección del faraón.

Para los egipcios de la antigüedad tanto Isis como Osiris tenían una estrecha relación con la crecida anual del Nilo, un fenómeno de la naturaleza que determinaba la vida cotidiana de toda una civilización.

La influencia de Isis en la cultura popular en la antigüedad

Para los egipcios había dos fuentes de conocimiento fundamentales: la magia y el oráculo. Las personas relacionadas con ambos conocimientos recibían la inspiración de la diosa Isis. La magia era el saber que permitía la comprensión de los astros y, al mismo tiempo, los hechizos de los magos favorecían la sanación de los enfermos. Por este motivo, las clases populares veneraban a Isis, ya que creían que la diosa les protegía de los malos espíritus.

Al mismo tiempo, cuando consultaban los oráculos planteando alguna inquietud, creían que la respuesta obtenida provenía de la misma diosa. El culto a Isis no se limitó a Egipto, ya que los griegos y otros pueblos del Mediterráneo continuaron con esta tradición milenaria.

El mito de Isis y Osiris

En la mitología egipcia se cuenta que Osiris, Isis y Seth eran hijos del dios de la Tierra y de la diosa del Cielo. Isis poseía habilidades mágicas y una gran sabiduría, mientras que Osiris representaba la justicia. Seth era asociado a la idea de violencia y caos. Seth asesinó a Osiris para vengarse de él por una ofensa y su acción pasó a significar la lucha eterna entre el orden frente al caos. Tras la muerte de Osiris, Seth se convirtió en el nuevo soberano de Egipto.

Isis comenzó a buscar desesperadamente el cuerpo de su esposo y para conseguir su propósito se convirtió en un pájaro. Así, se decía que cuando las aguas del Nilo crecían era porque se llenaba de las lágrimas de Isis que caían del cielo. Con la ayuda de otros dioses en forma de halcón, Isis encontró los restos mortales de Osiris y con su magia logró copular con él por última vez.

Tras su último encuentro amoroso, Osiris regresó al mundo de los muertos y por este motivo no pudo conocer a su hijo Horus. Así fue como Isis se convirtió en la diosa de la maternidad y fue venerada en toda la cuenca Mediterráneo. Los romanos continuaron con esta tradición en los conocidos Misterios de Isis.

El relato de este mito constituye un elemento esencial para comprender la espiritualidad y la dimensión religiosa de los antiguos egipcios.

Fotolia. (en orden de aparición)
franciscojose

Buscador

Recientes