Biografía de Isabel I de Castilla (La Católica)

Isabel I de Castilla, o la Católica, como más se la llamó a lo largo de la historia, fue una de las monarcas mas influyentes de Europa y de América desde finales del siglo XV hasta principios del XVI.

Su acción de gobierno estuvo marcada por dos acontecimientos salientes: la colonización de América y la unión de las coronas de Castilla y Aragón tras concretarse su unión marital con Fernando, heredero de la última

Desempeñó el máximo cargo de una monarquía, ejerciendo per se el poder, en una época en la cual dicho puesto gozaba de una dominación masculina.

Si bien gobernó España, el hecho de haber sido una de las impulsoras económicas de la expedición de Cristóbal Colón que terminó descubriendo América (1492), le atribuyó gran poder en ese nuevo mundo por descubrir.

Sin lugar a duda, Isabel, la Católica, no fue una reina más y sus decisiones políticas marcaron los rumbos de Europa y América durante su reinado.

Nació en la localidad de Madrigal de las Torres, perteneciente a la comunidad autónoma de Castilla y León, un 22 de abril del año 1451.

Fue una de las hijas del rey Juan II de Castilla e Isabel de Portugal.

Su madre terminó sus días confinada a causa de un desorden mental que se le desencadenó tras la muerte de su esposo; la historia se repetiría con su hija Juana.

No era la natural sucesora del trono, sin embargo, la muerte de su hermano Enrique IV de Castilla desencadenó una lucha sucesoria en la que terminó imponiéndose a su sobrina por las armas

Gobernó Castilla desde 1474 hasta su fallecimiento en 1504, y por su matrimonio con el rey Fernando de Aragón fue reina consorte de Sicilia y de Aragón desde 1469 y 1479, respectivamente.

En 1469 se casó con el heredero de la corona de Aragón, Fernando, una unión signada por el interés político y que debió ser autorizada por el Papa ya que eran primos segundos.

El polémico Papa Alejandro VI los designó, vía bula papal, como Reyes Católicos, por la fuerte impronta religiosa que le dieron a su gestión y las dos coronas que unieron inéditamente y que se replicó a favor del poderío de España

Su gobierno se orientó a reorganizar y mejorar las alicaídas finanzas y por supuesto en este aspecto las riquezas descubiertas en el nuevo continente fueron muy codiciadas.

Su fervor católico la llevó a decidir la expulsión de los judíos de su territorio y se ocupó de tejer alianzas matrimoniales con su descendencia para aumentar progresivamente los dominios
territoriales.

La pareja real tuvo la frondosa descendencia de siete hijos, entre ellos la sucesora, Juana I de Castilla, apodada La Loca, por el desequilibrio mental que padeció y que se agudizó tras la intempestiva muerte de su esposo Felipe, el hermoso.

Isabel la católica fue la abuela del poderoso rey Carlos de Habsburgo, quien asumió el poder ante la incapacidad mental de su madre.

Falleció a los 53 años, el 26 de noviembre del año 1504.

Buscador

Recientes