Biografía de Isaac Rabin

Isaac Rabin es recordado por ser una de las personas más influyentes e importantes en el proceso de paz que en la década del '90 se intentó llevar a cabo en la región de Israel y Medio Oriente. Su muerte prematura, a manos de un judío fanático de derecha, nos prueba que la lucha por los ideales, por la paz y por encontrar soluciones reales a los problemas de los sectores más vulnerables es dura y muy injusta, aunque siga valiendo la pena. Su figura es esencial para entender a una parte de la comunidad israelí y se encuentra hoy entre los líderes pacifistas más importantes del siglo XX.

Un socialismo que se lleva en la sangre y para la historia

Isaac Rabin nació en la ciudad de Jerusalén el 1ero de marzo de 1922. En aquellos tiempos, la zona estaba bajo el control del Imperio británico luego de haber perdido dominio sobre ella el Imperio Otomano tras la derrota de la Primer Guerra Mundial. Sus padres fueron ambos luchadores activistas por el socialismo y por el intento de construir un Estado israelita que supusiera recuperar los derechos de la comunidad pero de manera progresista, sin represión o anulación de derechos de otras comunidades.

De niño, Isaac debió vivir en numerosos asentamientos y de modo incluso clandestino debido a que la región era profundamente caótica y como todavía no existía el Estado de Israel propiamente dicho, no existía tampoco un lugar al cual considerar hogar.

A sus veinte años ya participaba activamente en la lucha por consolidar los derechos de la comunidad israelí y bajo los ideales del sionismo llevó a cabo varias acciones contra asentamientos de refugiados considerando que esa no era calidad de vida para ningún ser humano.

A fines de la década del '40 ya era un militar consagrado, al comando de diferentes operaciones que tuvieran que ver con el establecimiento de un territorio para los judíos.

A partir de 1947, la recientemente creada ONU decidió construir un Estado judío en la región de Israel y así fue Isaac Rabin comenzó a ganar más reconocimiento como figura política.

La consagración y un final trágico que lo convirtió en figura histórica

En el año 1964 Isaac Rabin fue nombrado Jefe del Estado Mayor del Estado de Israel, lo cual le proveyó con recursos y poder siendo que la región estaba militarizada y el proceso de resolución pacífica no había sido concretado. Como todo militar, Rabin debió accionar en numerosas ocasiones contra ejércitos enemigos, tanto de los árabes circundantes a Israel como el del cercano ejército egipcio. Sus logros fueron reconocidos internacionalmente ya que pudo vencerlos y dar fortaleza a un estado que recién comenzaba a consolidarse en la zona.

En el año 1968 Rabin fue designado embajador en Estados Unidos y allí permaneció hasta 1973. En esos años, alejado de las actividades militares, consagró su tarea a intentar buscar una salida pacífica a los conflictos de la región oriental.

Formó parte primero del gobierno de la recordada Golda Meir y luego tuvo la oportunidad de llegar en dos ocasiones al cargo máximo, el de Primer Ministro de Israel, desde 1974 a 1977 y luego desde 1992 a 1995, año en el que fue asesinado. Es en este segundo período en el que luchó clara y directamente por buscar una solución pacífica al histórico conflicto.

Con la ayuda del presidente estadounidense Bill Clinton y la asistencia de su par palestino Yasser Arafat, Rabin se acercó más y más hacia la posibilidad de la paz en Medio Oriente, pero dos años después de este encuentro, en 1995, un fanático judío de derecha que participaba de un movimiento opuesto a la entrega de tierras a la comunidad palestina asesinó a Rabin.

La historia personal de Rabin se cruzó entonces con la historia de la Humanidad, logrando quedar para siempre en la memoria de los luchadores por la paz y el bienestar de los pueblos.

Buscador

Recientes