Biografía de Las Hermanas Mirabal

Poco es lo que se conoce de algunos luchadores y luchadoras latinoamericanas por la libertad. Cada región y país tiene sus próceres y héroes que han dado su vida contra los abusos del poder. Entre las más especiales, sentidas y valientes encontramos a las hermanas Mirabal, que enfrentaron a la dictadura sangrienta de Trujillo en la República Dominicana y que quedaron para siempre en la memoria de quienes desean que este pueda ser algún día un continente más justo.

Una unión que nunca sería disuelta: la familia y la entrega por el otro

Las hermanas Mirabal fueron tres: Minerva, Patria, y María Teresa. Su vida comenzó en una comunidad rural del interior del país en las primeras décadas del siglo XX. Toda su infancia transcurrió como lo de cualquier otro niño o niña dominicana, asistiendo a sus obligaciones escolares y colaborando de la manera que se pudiera en la familia para enfrentar situaciones que tal vez no fueran fáciles. En este sentido, debemos recordar que a partir de 1930 el país comenzó a ser gobernado por uno de los dictadores más sangrientos que el continente supo conocer: Rafael Trujillo.

Durante su juventud, las Mirabal comenzaron sus estudios profesionales y fue en esos años donde empezaron a sentir la obligación y la necesidad de mostrar su descontento con un régimen que había empobrecido a la familia y que estaba sembrando el terror en todo el país. Minerva, la hermana del medio, destacó entre las tres por lograr avanzar en sus estudios universitarios, siendo una de las primeras mujeres que logró doctorarse en derecho en el país. Esto cuenta como prueba de la valentía de las hermanas, que desde su militancia política y su vida cotidiana buscaron escapar a los roles patriarcales supuestos para una mujer.

Las penas se convirtieron en pesadilla y fin

Como ocurrió con la historia personal de muchos líderes de la lucha latinoamericana, esa convicción y entrega para terminar con la injusticia, el terror y el dolor tuvo en el caso de las hermanas un triste final. Los últimos años de sus vidas (ninguna de las tres superaba los 36 años al momento de morir) su participación política les valió numerosas persecuciones, torturas, encarcelamiento y sufrimiento a sus familiares más directos. Claramente la fuerza que estas tres mujeres demostraron puso en alerta al general. Incluso, hay mitos que dicen que el político intentó acercarse a las hermanas desde un lugar romántico ya que las tres eran extremadamente bellas.

La historia real nos cuenta sin embargo que la vida de las tres hermanas terminó en una tragedia oscura. El 25 de noviembre de 1960, día en que las tres se encontraban volviendo de visitar a sus maridos detenidos por el régimen, un grupo de hombres armados detuvo el vehículo en el cual se trasladaban, apresó a las hermanas y al chofer y los llevó a un lugar aislado donde fueron todos torturados y finalmente muertos. Los cuerpos se depositaron en el auto para luego simular un accidente automovilístico. Desde entonces, la lucha de estas mujeres se volvería un recuerdo para nunca más olvidar por todos los pueblos latinoamericanos.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes