Biografía de Héctor Oesterheld

La historia de Héctor Oesterheld es sin duda alguna una increíble historia de lucha pero también de crueldad y de injusticia como pocas veces se vio. Este reconocido e inolvidable guionista y escritor sufrió en carne propia la violencia de la última dictadura militar argentina que además se llevó como parte de un plan arrasador a sus cuatro hijas, a dos de sus nietos y a tres de sus yernos.

Oesterheld es hoy en día considerado uno de los personajes más interesantes de esa época no sólo por sus creaciones literarias (entre las que se encuentra la fabulosa "El Eternauta") sino por su lucha y su compromiso político.

Cambiar de destino como forma de vida

Héctor Germán Oesterheld nació en el año 1919 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Desde muy temprano en su vida mostró interés por la ciencia y por el estudio de las rocas, algo que lo llevaría a estudiar la que creería por mucho tiempo que sería su profesión: la geología.

Egresado de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, Héctor llevó adelante lo que era para entonces un hobby y que luego se convertiría en su verdadero oficio. La facilidad para crear relatos con personajes valientes y memorables le permitió publicar sus primeras obras en diferentes periódicos.

Hacia la década de 1950 ya publicaba sus escritos en forma de historietas en grandes revistas y acompañado por los dibujos e ilustraciones de artistas que a partir de muchos de esos trabajos saltarían también a la fama.

Héctor Oesterheld conoció en el año 1944 a quien sería su pareja de toda la vida, Elsa Sánchez. Junto a ella tendrían cuatro hijas: Estela, Diana, Marina y Beatriz.

A pesar de haber convivido toda su vida hasta el momento de la desaparición de Héctor, en los últimos años la pareja mostraba numerosos signos de crisis que tenían que ver principalmente con el desgaste y con la desilusión que para Elsa significaba que Héctor hubiera decidido involucrarse políticamente en una época tan compleja.

La fama y la utopía de cambiar el mundo se vuelven una realidad

Hacia fines de la década de 1950, Héctor Oesterheld creó con su hermano su propia editorial con el sueño de poder publicar sus propias tiras sin depender de los deseos o de las imposiciones de las grandes empresas. Frontera fue el hogar desde el cual nacieron muchos de sus personajes más célebres como Ernie Pike pero principalmente El Eternauta, protagonista de una de las historietas cumbres de la tradición argentina.

El fracaso final de la editorial sumió a Héctor en la tristeza y ciertos tironeos con su mujer que le demandaba que retomara un trabajo estable.

En la década de 1970 Héctor ya estaba afirmado como artista en el mundo de las publicaciones gráficas pero esto no necesariamente implicaba para él o su familia éxito económico. Su profundo amor por sus cuatro hijas y su admiración hacia el compromiso social que las cuatro mostraban hacia la dolorosa realidad de la época llevaron a Héctor a involucrarse en la militancia sumándose en 1976 a la organización Montoneros.

Con el recrudecimiento de la violencia estatal, Héctor y sus cuatro hijas (así como también sus yernos) debieron pasar a la clandestinidad, por lo cual los últimos tiempos de libertad implicaron un distanciamiento casi final con su mujer.

En 1977 Héctor fue secuestrado en la ciudad de La Plata y se cree que murió en uno de los tantos centros clandestinos por los que pasó debido al deterioro corporal que sufrió a partir de las torturas.

El legado de Héctor Oesterheld es hoy en día indiscutible tanto en el mundo del arte como en los organismos de lucha por la memoria y de Derechos Humanos.

Buscador

Recientes