Biografía de Hebe de Bonafini

Nació: diciembre 4, 1928
Lugar donde nació: La Plata, Prov. de Buenos Aires, Argentina
Hijos: (3) Sus hijos Jorge Omar y Raúl Alfredo están desaparecidos. Tiene también una hija, María Alejandra.

Hebe de Bonafini es una activista de derechos humanos y presidenta de la agrupación Madres de Plaza de Mayo, surgida a instancias del reclamo por la desaparición de sus hijos durante la dictadura militar (1976-1983).

Nació en la ciudad bonaerense de La Plata, el 4 de diciembre de 1928.

Su vida transcurría desde que se casó muy joven, a los 14 años, con Humberto Bonafini, atendiendo las tareas domésticas y cuidando de su marido y tres hijos, dos varones y una mujer.

Su vida dio un vuelco de 360°, cuando en febrero de 1977, su primogénito Jorge, fue detenido y desaparecido en el marco de un plan sistemático implementado por parte del gobierno militar de entonces, y que consistió en detener ilegalmente a los opositores, en muchos casos torturarlos en centros clandestinos de detención, y finalmente hacerlos desaparecer

Unos meses después de la desaparición de Jorge, le ocurrió lo mismo a su otro hijo, Raúl, y al año siguiente desapareció su nuera, esposa de Jorge.

La familia Bonafini quedó devastada por la tragedia, en tanto, Hebe, que jamás se había involucrado en política, por la desesperación, salió a la calle a manifestarse por las desapariciones de sus familiares.

Sus hijos y su nuera jamás aparecieron con vida, ni siquiera sus restos, por lo que se presume que les ocurrió lo que a tantos otros militantes disidentes: fueron asesinados por los dictadores y luego sus cuerpos fueron ocultados, algunos eran enterrados y a otros se los habría arrojado a las aguas desde una aeronave.

Entró en contacto con otras madres que atravesaban las mismas penurias y no solamente organizaron marchas y actos en la Plaza de Mayo frente a la casa de gobierno para exigir la aparición de sus hijos, sino que además conformaron una organización de derechos humanos, Madres de Plaza de Mayo, que junto con otra aparecida bajo la misma motivación, Abuelas de Plaza de mayo, se convirtieron en las agrupaciones de defensa de derechos humanos más emblemáticas y respetadas de su país

Con la restauración democrática en 1983 y el juicio a la junta militar, el rol y la figura de Hebe de Bonafini continuaron ganando dimensión, tanto en Argentina como en el exterior.

Pero también su imagen ganó en polémica y repudio a razón de su posición fanática y extrema respecto de muchos temas.

Con el ex presidente Carlos Menem (1989-1999) mantuvo una fuerte pelea que terminó en los tribunales de justicia cuando el ex mandatario la enjuició por haberlo insultado públicamente.

Cuando el matrimonio Kirchner, Néstor primero y luego Cristina Fernánez (CFK), llegaron al poder, le atribuyeron tanto a Hebe y su organización, como a las Abuelas, un papel protagónico en la gestión y en su modelo, que fue muy valorada, pero luego también muy criticada cuando aparecieron denuncias por corrupción

En el caso de las Madres de Plaza de Mayo se le subvencionaron varios proyectos: una universidad, una radio, un diario, una cooperativa de viviendas y hasta un centro cultural que se levantó en la propia ex Escuela de Mecánica de la Arma (ESMA), donde funcionó uno de los más crueles centros de detención.

A través de la cooperativa de viviendas, la fundación de Madres con Hebe a la cabeza, impulsaron un plan llamado Sueños Compartidos, destinado a la construcción de viviendas sociales, y por el cual el estado le destinó una cuantiosa cantidad de dinero.

En dicho proyecto intervino el abogado Sergio Schoklender, quien en la década del ochenta asesinó a sus padres junto a su hermano, y que había establecido con Hebe un vínculo afectivo muy estrecho, como el de una madre y un hijo.

De acuerdo a las denuncias y luego a las investigaciones judiciales pertinentes, Schoklender, desvió gran cantidad de esos fondos para su propio enriquecimiento y no cumplió con el fin social previsto.

Si bien Bonafini se deslindó del caso y acusó a Schoklender de ser el responsable, la justicia la procesó y sospecha de su complicidad.

En varias ocasiones se negó a presentarse en los tribunales y atribuyó las denuncias a una conspiración del gobierno de Mauricio Macri en su contra.

Desde que asumió Macri en 2015, Bonafini, se convirtió en su crítica más mordaz, además de insultar al propio presidente y a su familia en reiteradas ocasiones, ha animado a sus seguidores a tomar la corte suprema de justicia y a realizar otras tantas acciones desafiantes y en clara contrariedad para con el orden institucional vigente.

Buscador

Recientes