Biografía de Hatshepsut

Olvidada por la historia de faraones, reyes y pirámides, Hatshepsut fue una de las pocas mujeres que llegó al poder en el Antiguo Egipto, pero su historia, su presencia en ella, es conocida hace relativamente poco. Formó parte de la Dinastía XVIII, aquella que comenzó el período conocido como Imperio Nuevo.

Se considera que este fue uno de los períodos más florecientes de la historia de esa región; sin embargo, poco crédito se le dio a esta faraona y gobernante.

La primera de las damas

La sociedad egipcia era una sociedad altamente jerárquica, a tal punto que su explicación del por qué del poder de algunos y de la pobreza de otros se justificaba con la religión. En ese mundo, difícil, casi imposible, era para mujeres llegar al poder. Es por eso que el caso de Hatshepsut, la primera de las damas resulte interesante, útil y necesario. Hija del faraón Tutmosis I, se cree que Hatshepsut puede haber nacido en la ciudad que en ese entonces actuaba como capital: Tebas. No mucho más se conoce de su origen más que al pertenecer a una familia real no era como cualquier otra mujer en Egipto.

Debido al temprano perecimiento de todos sus hermanos varones, Hatshepsut quedó como única posible heredera del trono cuando su padre falleció. La disputa se dio en su juventud a partir del hecho de que su progenitor sí había tenido varios hijos varones de mujeres no oficiales, entre los cuales Tutmosis II fue quien más frente le hizo para llegar al poder. Como muestra del lugar que una mujer, incluso legítima, debía soportar, los arreglos palaciegos la forzaron a actuar como esposa de su medio hermano para continuar así con el legado masculino.

La inteligencia al servicio del poder

Todos los documentos escritos y jeroglíficos que nos llegan a la actualidad sobre el rol político de Hatshepsut en la historia nos marcan su inteligencia como un rasgo distintivo. Siendo esposa de su medio hermano, y primer dama real, esta gran mujer supo devolver a los funcionarios de su padre la injusticia con la que le habían impedido asumir el trono y planeó un ataque gradual y sostenido al gobierno de su medio hermano. Fue construyendo su grupo cercano de seguidores y colaboradores, para finalmente, en el año 1490 a.C., dar el golpe y consagrarse faraona.

Para demostrar su fortaleza, al coronarse faraona, Hatshepsut se proclamó hija del mismísimo dios Amón, lo cual le dio la envergadura que necesitaba para poder perpetuarse en el poder sin ser cuestionada. Cumplió con su rol con carácter y firmeza, llevando a Egipto a un período de éxito y relativa paz.

Logró dominar a tribus y pueblos que buscaron atacar a Egipto y quitarle su grandeza. En su gobierno construyó uno de los palacios más increíbles que aún hoy permanecen en buen estado en la localidad de Deir-el-Bahari.

A pesar de que no hay registros concretos sobre su muerte, se cree que lentamente fue retirándose del poder debido a cuestiones de salud que finalmente terminaron con su vida.

> Siguiente >>>

Fotolia. (en orden de aparición)
Miguel Cabezon


Buscador

Recientes