Biografía de Giordano Bruno

Giordano Bruno fue uno de los pensadores más notables del siglo XVI. Intervino en diversas materias con gran solidez y protagonismo a razón de sus reflexiones y estudios sobre: astronomía, matemática, teología, filosofía.

Su pensamiento disruptivo en una época que empezaba a abrirse de a poco, pero en algunas cuestiones, especialmente las referidas a la religión, continuaba siendo muy cerrada, terminó marcando su trágico final: fue quemado en la hoguera.

Nació en el municipio napolitano de Nola, en 1548.

Se formó en un contexto religioso muy estricto, y en 1565, cuando tenía 17 años, ingresó en la Orden de los Predicadores, más conocida como Dominicos, en el Monasterio Santo Domingo, en Nápoles.

Alrededor de la década del setenta comenzó a sufrir castigos y persecuciones de sus pares a razón de su negativa de atesorar imágenes de santos, o por creer en la Santísima Trinidad, entre otras cuestiones.

Se le abrió un proceso en su contra pero antes que finalice se marchó del convento.

Era el año 1575 y decidió abandonar la ciudad de Roma también y vivir como quería: siguiendo sus creencias y recabando aventuras de vida.

Viajó por diversas ciudades europeas y hacia finales de la década del setenta dejó los hábitos y se convirtió al calvinismo, creencia de la cual también fue expulsado por sus manifestaciones poco ortodoxas

En su etapa itinerante enseñó diversas materias a niños para ganarse la vida, fue secretario de un embajador, expuso su ideario en diversas universidades y también en diversas publicaciones.

Vale destacar que todo este accionar de Giordano Bruno se dio en pleno auge de la Inquisición, tal como se llamó a la institución eclesiástica creada para perseguir y eliminar a los herejes de la sociedad.

Sus ideas eran inaceptables por la Inquisición: la existencia de pluralidad de mundos, la tierra y los planetas se mueven alrededor del sol (teoría heliocéntrica), y el sostenimiento del panteísmo: concepción del mundo que admite que Dios, el universo, y la naturaleza son pares, es decir, no sobresale Dios por arriba de ellos como sí sostiene el cristianismo

En 1591 fue denunciado por un noble veneciano ante la inquisición de Venecia.

Giovanni Mocenigo lo citó en su casa con la excusa que fuese su maestro y lo entregó a las autoridades.

En 1592 fue encarcelado y condenado como hereje.

Aunque sostuvo que lo que el manifestaba eran creencias filosóficas y que nada tenía que ver con religiones, en aquel tiempo no se tomó la diferencia y el Santo Oficio decidió dar curso a su ejecución.

Jamás se arrepintió ni aceptó las imágenes y símbolos religiosos que le acercaron durante su tiempo en prisión.

Lo ejecutaron en la hoguera el 17 de febrero del año 1600, en el Campo de Flores, en Roma.

Buscador

Recientes