Biografía de Gabriela Mistral

Si hay algo que Chile ha dado al mundo son poetas de muy importante valor y entre ellos podemos mencionar a la fabulosa Gabriela Mistral. Nacida a fines del siglo XIX en una región humilde del interior de ese país, esta poetisa se desempeñó en varios rubros que tuvieron que ver con la escritura, el arte y la docencia, convirtiéndose en una de las más significativas herencias a la cultura mundial.

Desde el interior de Chile hacia el mundo

Gabriela Mistral fue bienvenida a este mundo en el seno de una familia humilde y trabajadora de la región de Vicuña, en el este de Chile. Con una mixtura social de herencia precolombina como vasca y de otras partes de España, su infancia se vio cruzada por referencias e historias de diferentes pueblos y partes del mundo que se convirtieron en su herencia personal. La vida en el pueblo de Vicuña a fines del siglo XIX además era una realidad con pocas posibilidades de libertad, por lo cual es claro que para que esta mujer destacara haya tenido que mediar su enorme talento y originalidad.

Gabriela tuvo una infancia y una juventud simples, rodeada de sus familiares y de trabajos también humildes. Apenas comenzó sus primeros años de adultez encontró trabajo como docente en escuelas de la zona y a través de los años viajaría por diferentes zonas de Chile cumpliendo ese mismo rol en escuelas donde fuera necesitada o convocada. Pero su sueño era el de la escritura y es por eso que siempre le dedicó tiempo e interés a mandar sus escritos a los diarios y periódicos locales que muchas veces los publicaban sin saber que esa mujer se convertiría en una de las escritoras más importantes del siglo XX.

Una herencia artística y la pasión que nunca terminó

Muchos de los estudiosos sobre el trabajo de Gabriela Mistral sostienen que su interés por la escritura y especialmente por la poesía fueron legado de su padre, a quien conoció poco. De grande, Mistral señaló que no sabe cómo pero que ese amor tanto de su padre como suyo por las letras es algo que perduró a través de sus vidas. Lentamente comenzó a participar en diferentes espacios culturales con sus textos y sus poemas, siendo reconocida y publicando sus primeros libros.

Es en 1945 que se le otorga el encumbrado Premio Nobel de Literatura en reconocimiento a su aporte a la literatura norteamericana. La fama y el éxito habían llegado pero esta escritora supo seguir adelante con su pasión por las letras sin dejar que aquel premio cambiara su vida.

Vida privada

Tuvo amores platónicos y desafortunados con algunos hombres durante su juventud, no se casó y no tuvo descendencia. En sus últimos años mantuvo una íntima relación con Doris Dana, escritora estadounidense con quien se la vinculó románticamente. Fue ella quien cuidó y protegió la obra de Mistral una vez que la poetisa chilena muriera.

Su último destino diplomático fue en la ciudad de Nueva York donde fallecería a los 67 años a causa de un cáncer de páncreas. En la calle en la cual nació, actualmente existe un museo en su homenaje.

Buscador

Recientes