Biografía de Francisco De Zurbarán

La pintura de temática religiosa ha sido muy cultivada a lo largo de la historia y sus representantes supieron convertirse en referentes muy valorados del arte pictórico mundial a razón de la fantástica expresividad de estas obras que combinaron magistralmente la creatividad artística y el fervor por Dios.

Por otra parte, dicha corriente fue una precisa expresión de los agitados tiempos religiosos que se vivieron en su tiempo de mayor fulgor, entre los siglos XVI y XVII, cuando tuvieron lugar la reforma protestante y la respuesta católica con la Contrarreforma.

En el caso de este pintor oriundo de Badajoz, donde nació en el año 1598, además cultor del movimiento barroco e integrante del selecto grupo de artistas plásticos del siglo de oro español, sus creaciones fueron el resultado del sentimiento que inspiró y caracterizó a la Contrarreforma

La Iglesia perdió un enorme poder en el mundo con el avance de la reforma de Lutero y cuando logró reconstruirse de a poco surgió este movimiento que se orientó exclusivamente a devolverle su supremacía cuestionada.

La manera efectiva de conseguirlo fue la difusión de aires renovadores en la doctrina y algunas formas.

La producción de este artista abordó exclusivamente el tema religioso.

Fue una auténtica celebridad de la pintura religiosa en su época y ello quedó evidenciado en sus constantes contrataciones por parte de conventos, iglesias, la corte, entre otros clientes, que solicitaron sus servicios para retratar escenas asociadas a la fe

Casi todas los hechos simbólicos de la religión y los personajes más emblemáticos fueron parte de sus creaciones: Cristo, la Virgen, la Inmaculada Concepción, la conmovedora crucifixión de Jesucristo, por mencionar las más apreciadas.

Cristo en la cruz es un cuadro que ejecutó en 1627 para la oren de los dominicos en la actual Iglesia de Santa María Magdalena, en Sevilla

Le habían encargado más de veinte cuadros y este fue el más admirado por su belleza artística y realismo.

La técnica utilizada y la definición con la cual lo pintó impactan, porque quien está enfrente del cuadro parece estar apreciando en vivo y en directo dicho evento trascendental de la historia del Cristianismo.

Por otro lado, también destacó el cuadro de la Inmaculada, que data del año 1632, y en este caso el artista vuelve a inmiscuirse en otro de los acontecimientos y dogmas cruciales del catolicismo como el de la Inmaculada Concepción que sostiene que la Virgen María se liberó del pecado original desde el momento en que Cristo se desarrolló en su vientre

Su trabajo le permitió disponer de una vida económicamente holgada.

Se casó en tres oportunidades y tuvo una frondosa descendencia.

Falleció a los 65 años de edad, en la ciudad de Madrid, en el año 1664.

Buscador

Recientes