Biografía de Francis Fukuyama

Conocido por sus aportes sobre el liberalismo y la filosofía política, el politólogo norteamericano Francis Fukuyama ha sido sin duda alguna uno de los pensadores más influyentes de Occidente desde la caída del Muro de Berlín hasta la actualidad. Sus ideas sobre el fin de la historia y el fin de la ideología lo han convertido en un líder dentro de sectores de tendencia liberal pero también le han significado importantes críticas.

Sus orígenes y la creación de su propia identidad

Tal como se puede observar a partir de su apellido, Francis Fukuyama pertenece a una familia de origen japonés a pesar de que él nació en el año 1952 en la ciudad estadounidense de Chicago. Tanto su padre como su madre fueron importantes influencias en guiar al niño hacia los estudios y una vida académica que pudiera hacerlo destacar. La lejanía con el país del cual heredó su apellido no fue sin embargo excusa para que no desarrollara los tradicionales valores de responsabilidad y seriedad en la profesión.

Aunque sus intereses desde joven estuvieron orientados hacia la política como investigador, también se dedicó al análisis de la economía desde los espacios académicos de los cuales formó parte, tales como la Universidad de Cornell, la Universidad de Yale y otras. Allí se perfeccionó junto a pensadores de gran talla como Roland Barthes, Samuel Huntington. En ese camino descubrió que su real interés era analizar la función del individuo dentro de sociedades capitalistas, en un mundo que acababa de presenciar la caída del sueño socialista y que mostraban una tendencia cada vez más fuerte hacia el liberalismo económico.

El final de la ideología y la madurez académica

Uno de los principales aportes de Fukuyama en el campo de la filosofía política fue el planteo que estableció en su libro más populares: "El final de la historia y el último hombre". En él, el autor habla especialmente de la desaparición de las ideologías como un camino o destino inevitable del proceso histórico. Así estableció que la lucha y la pugna entre dos mundos diametralmente opuestos había llegado a su fin, que en ese enfrentamiento había ganado la no-ideología (o liberalismo) y que por lo tanto el individuo quedaba liberado de toda imposición o dogma político que pudiera marcar su existencia.

Las ideas de Francis Fukuyama fueron retomadas por muchos gobiernos de diferentes partes de Occidente como marco teórico que fundamentara el proceso de consolidación del neoliberalismo en ellos. Junto a esos valores, la libertad de mercado y la finalización de la discusión sobre la posibilidad de implementar sistemas socialistas en el mundo se volvieron centrales.

También, sin embargo, sus escritos recibieron fuertes críticas por quienes vieron al neoliberalismo como una etapa más del capitalismo y quienes, al día de hoy sostienen que un mundo más justo y digno para todos es posible.

A pesar de hablar de liberalismo económico y democracias liberales, en la práctica Francis fue trasladando sus posturas políticas hacia sectores conservadores que han sido muchas veces vistos como justificación de problemáticas como la xenofobia o el racismo. Ha continuado escribiendo y publicando libros en los últimos tiempos, siendo de 2014 su último trabajo.

Buscador

Recientes