Biografía de Felipe Varela

No gozó de la fama de otros caudillos federales como Justo José de Urquiza o el Chacho Peñaloza, sin embargo, tuvo una acción protagónica en las guerras civiles que se desarrollaron en Argentina en la segunda mitad del siglo XIX entre unitarios y federales.

Abrazó la causa federal y se comprometió con su defensa como los mencionados Urquiza y Peñaloza y participó en muchas de las batallas más emblemáticas del largo e histórico enfrentamiento entre la Confederación Argentina (federalismo) y el Estado de Buenos Aires (unitarismo)

Nació en Catamarca, en el departamento de Valle Viejo, en el año 1821.

Se dedicó al trabajo de hacienda y ante la coyuntura política de su país decidió involucrarse en una pelea que recién comenzaba: unitarios versus federales.

Participó de la resistencia contra Juan Manuel de Rosas y a causa de ello fue perseguido y debió partir a Chile al exilio.

En el país trasandino participó de la guerra civil de 1851.

Cuando Rosas es depuesto por la alianza liderada por Urquiza regresó a su país y se alistó bajo las órdenes de este para seguir defendiendo la causa federal y luchar contra la supremacía del Estado de Buenos Aires que dirigentes como Bartolomé Mitre querían imponer

Se erigió en uno de los más fervientes detractores de Mitre, especialmente tras la Batalla de Pavón (1861), en la que el ideario unitario obtuvo un rotundo triunfo frente a los federales, y que implicó el fin de la Confederación y el liderazgo unitario por largos años.

Tras la derrota de Pavón se unió al caudillo Chacho Peñaloza en su afán por seguir enfrentando a los líderes del estado porteño.

La Guerra de la Triple Alianza fue otro foco de conflicto entre Mitre y Varela, impulsada por el primero y repelida por el segundo por considerarla un fratricidio absoluto

Si bien encabezó una resistencia que logró apoyo popular no le alcanzó y terminó nuevamente en Chile, y cada vez más solo.

En 1869, un año antes de su fallecimiento, reunió un pequeño ejército con la intención de regresar a Argentina y retomar la lucha, sin embargo, fracasó en el intento porque las autoridades bolivianas enteradas de su plan, lo detuvieron para no malograr las relaciones con el país vecino

Se asentó en Copiapó, Chile, inmerso en la más tremenda pobreza y enfermo de tuberculosis.

Murió en una ciudad cercana llamada Tierra Amarilla, el 4 de junio de 1870, a los 49 años.

Dependiendo del posicionamiento ideológico de quien opina, esta singular "casta" de caudillos a la que perteneció Varela, compuesta por líderes que actuaron mayormente en Sudamérica entre los siglos XIX y XX, es calificada por sus detractores como bárbara y violenta, mientras que los que la defienden, la reivindican y le atribuyen un valeroso compromiso a favor de la defensa de los intereses de los pueblos más relegados del interior de la nación

En Argentina esa ha sido, y en algunos casos sigue siendo, la mirada predominante sobre los caudillos, y en este caso particular sobre Varela.

Buscador

Recientes