Historia de la Espada de Damocles

La Espada de Damocles es un postulado popular en nuestro idioma y que las personas usamos de modo extendido cuando queremos dar cuenta del padecimiento concreto de una amenaza constante que puede llevar a la persona que se ve afectada por ella, bajo su amenaza, a sufrir un inesperado y tremendo daño que complique o termine con su existencia.

Forma parte de la mitología y las creencias de las Antiguas Grecia y Roma, en tanto, se presume que la historia que la desencadenó no ocurrió realmente sino que es parte de un mito que se popularizó como metáfora moral desde aquellos tiempos hasta nuestros días.

Inclusive, habría sido pergeñada en la cultura romana y por éstos atribuida a los griegos también.

Fue el influyente intelectual y político romano Cicerón (106 y 43 A.C.) quien la difundió en una de sus obras alrededor del año 45 A.C.

La historia está inspirada en el rey Dionisio II que gobernó tiránicamente a la ciudad de Siracusa, a mediados del siglo IV A.C, en la Antigua Grecia.

Erudito, pero muy cruel e infeliz en su vida, el rey Dionisio II, vivía atemorizado de sufrir un atentado, algo bastante usual por aquella época, y que lo había vuelto extremadamente paranoico en los pensamientos al respecto

Frente a este miedo tomó algunos recaudos extremos como solamente dejarse afeitar por sus hijas, las únicas personas en las que confiaba ciegamente, y hasta habría construido un foso alrededor de su cama como trampa.

Uno de los tantos adulones que tenía en la corte, el cortesano Damocles, un día le manifestó al rey que su vida debía ser muy dichosa, en tanto, Dionisio, dando muestras de su poca afabilidad, le contestó que si le gustaba tanto, porque no la probaba él mismo

Ante el sí rotundo de Damocles, Dionisio, le ofreció su trono y le pidió a sus esclavos que lo colmasen de las mismas atenciones que le prodigaban a él.

Mientras se sucedían los regalos y las exquisiteces para degustar, Damocles, que feliz disfrutaba de su momento como rey de Siracusa, advirtió que el real monarca había colocado sobre su cabeza, solamente retenida por una muy fina crin, una espada de enorme filo

Desde ese preciso momento no pudo disfrutar más todos los honores recibidos y le pidió al rey que lo dejase ir, que ya era suficiente.

Según la interpretación que Cicerón hizo respecto de esta historia, con esa acción, Dionisio, le demostró a Damocles y al resto de los aduladores, que la vida de un monarca no era lo color de rosa que sus súbditos pensaban ni mucho menos, porque los que detentan el poder y la autoridad están siempre bajo alguna amenaza, en su caso particular, de ser eliminado por algún rival político, por ejemplo.

Con el correr del tiempo, lejos de olvidarse, la historia de la Espada de Damocles, tomó un camino de parábola moralizadora que es ampliamente usada para definir un peligro inminente en cualquier situación o contexto.

Buscador

Recientes