Historia de Eros (Cupido), Dios del Amor

La literatura o el cine erótico, los planteamientos de Freud sobre el amor y la sexualidad o algunas imágenes publicitarias tienen en común la presencia de la pasión sensual o erotismo. Si queremos comprender el origen de este concepto tenemos que remontarnos a la mitología griega y, más concretamente, al Dios Eros.

La historia de amor entre Eros y Psique

Según los relatos mitológicos, en especial la Metamorfosis de Apuleyo, Psique era una bella y altiva joven cuyo padre ocupaba el trono de Anatolia. Su belleza producía tanta admiración entre los hombres que la Diosa Afrodita llegó a sentir envidia y deseos de venganza hacia ella.

La Diosa Afrodita ordenó a su hijo Eros (Cupido en la mitología romana) que lanzara una flecha envenenada a Psique para que esta se acabara enamorando de algún hombre cruel y malvado. Cuando Eros se encontró con Psique se quedó profundamente impresionado por su belleza y decidió raptarla mientras dormía.

Eros se llevó a Psique al Olimpo y como no quería que los otros Dioses le castigaran por desobedecer a Afrodita, comenzó a visitar a escondidas a su amada durante la noche y sin que ella conociera su verdadera identidad.

El amor apasionado entre ambos se mantenía en secreto y cuando amanecía Eros abandonaba el lecho de amor tras una intensa noche de pasión. Una noche Psique le dijo a Eros que añoraba a sus hermanas y deseaba verlas. Cuando se encontró con sus hermanas estas le preguntaron sobre la identidad de su amado y Psique no supo contestar.

Al llegar la noche Psique encendió una vela mientras Eros dormía y en ese momento una gota de aceite hirviendo cayó sobre el rostro de él. Este accidente produjo un profundo malestar en Eros y el consiguiente arrepentimiento de Psique, quien pidió la intervención de Afrodita para recuperar el amor de Eros. Afrodita estaba dolida y tomó la decisión de imponer distintas pruebas para que Psique recuperase el amor de su hijo. Psique superó todas las dificultades y finalmente pudo casarse con Eros.

El simbolismo de Eros en la cultura griega

Para los griegos de la antigüedad Eros era la representación del amor apasionado. En las creaciones artísticas aparecía como un niño con alas que en sus manos llevaba un arco con flechas, el símbolo que representa el impacto del amor en el alma humana. En algunas ciudades griegas se celebraban unas competiciones gimnásticas para honrar al Dios Eros, las erotidias.

Dos interpretaciones sobre el amor erótico

A lo largo de la historia se han dado dos valoraciones contrapuestas sobre el amor erótico. Para unos se trata de la expresión natural del deseo sexual y de la pasión amorosa.

Para otros, las inclinaciones eróticas asociadas al amor se basan en el instinto y no en la razón y por este motivo producen todo tipo de perturbaciones y desengaños. En otras palabras, lo erótico es una fuente de deseo y de placer, pero en su interior se esconde un veneno amargo que conduce al sufrimiento.

> Siguiente >>>

Fotolia. (en orden de aparición)
Voy_ager - Bikeworldtravel - leningrad1975 - Alexey Achepovsky - Malgorzata Kistryn


Buscador

Recientes