Biografía de Ernesto Cardenal

Dueño de versos y de una lírica reconocida en toda América Latina, Ernesto Cardenal es un artista, pensador y humanista de origen nicaragüense que ha vivido gran parte de su vida dedicándole tiempo a la reflexión sobre las desigualdades de este mundo actual. Desde sus escritos pero también sus pensamientos religiosos contribuyó a difundir una palabra más autóctona, que retomara los valores de la tradición indígena perdida hace tantos siglos atrás.

Un origen privilegiado y el primer acercamiento a la literatura

Ernesto Cardenal Martínez (tal su nombre completo) nació en el año 1925 en la localidad de Granada, en Nicaragua. Como se conoce, su origen se vio marcado por la pertenencia a una familia de mucho prestigio en el país. Esto le significó vivir una infancia privilegiada rodeado de una gran cantidad de familiares y en mansiones donde la riqueza y el despilfarro abundaba. Como suele ocurrir muchas veces con jóvenes que crecen en ese ámbito, Ernesto apenas tuvo conciencia de tal situación comenzó a distanciarse de ese estilo de vida y empezó a buscar su propio rumbo alejado del hogar familiar.

Al mismo tiempo, la posibilidad de estudiar (un privilegio para aquella época) le permitió iniciar un camino de preparación intelectual y filosófica, además de ayudarlo a contactarse con algunas de las mentes más influyentes del período. Gran parte de su educación inicial y media la realizó en la ciudad de Managua, pero su formación universitaria la pudo concretar en la ciudad capital de México y en Nueva York. En esas ciudades accedió a importantes casas de estudio y perfeccionó sus conocimientos sobre literatura. Sin embargo, su pasión e interés por aprender no terminaría allí y ya más grande, a fines de la década de 1950 se dedicaría a estudiar teología.

El compromiso político y social como forma de vida

Desde sus veinticinco años Ernesto ya se mostró cercano a participar en marchas y demostraciones en contra de líderes autoritarios y poderosos. Un ejemplo de ello es cuando se involucró en 1954 en la revolución que tuvo por objetivo sacar del poder al tirano Anastacio Somoza. En la década de 1960 y en la de 1970 viajó por toda América y aprendió de los diferentes movimientos revolucionarios que se estaban desarrollando en cada región; adscribió al gobierno de Salvador Allende en Chile y años más tarde se vinculó directa y profundamente con el Frente Sandinista de Liberación Nacional que continuó la lucha contra Somoza y que terminó por derrocarlo.

Luchador incansable por terminar con las injusticias, Ernesto dedicó gran parte de su vida a la religión monástica y austera, aquella que para él representaba de mejor modo el ser cristiano. Llegó a construir una comunidad rural en la región nicaragüense de Solentiname para brindar a sus habitantes medios de vida dignos y oportunidades de lucha.

En los últimos tiempos ha mostrado un estilo de vida mucho más recluido y sin tantos viajes debido a su avanzada edad, lo cual no le ha impedido de ningún modo seguir comprometiéndose con los derechos de los más humildes.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes