Biografía de Enrique VIII

Enrique VIII es uno de los monarcas ingleses más famosos de la historia, aunque, no ha sido su gestión como rey lo que lo catapultó a la fama y lo convirtió en protagonista, aún al día de hoy de muchas leyendas, obras literarias y fílmicas, fueron sus historias amorosas con varias mujeres a las que convirtió en esposas lo que lo ha hecho tan popular. Es que Enrique estaba obsesionado con una descendencia de varón y como ello no llegaba es que supo hacer de su vida sentimental una vorágine y una locura, porque sin dudas, llevó a cabo muchas acciones disparatadas en ese camino, como asesinar a algunas de sus mujeres… Seis veces llegó a casarse…

Rompió con la Iglesia Católica por no permitirle el divorcio

Pero más allá de este hecho tan singular que le dio fama, en lo concerniente a su gestión debemos marcar que Enrique VIII fue el rey que marcaría la ruptura con la Iglesia Católica Romana, precisamente a causa de la negativa de ésta a aceptar su divorcio, y tras ello es que establece la Iglesia Anglicana de la que se convierte en jefe absoluto. Ejerció la autoridad suprema como ningún otro monarca de estas tierras.

Durante su gestión se evidencia una marcada industrialización y se empieza a gestar la fortaleza de la marina inglesa. Paradójicamente, sus cuestiones de alcoba que lo impulsaron a romper con la Iglesia, ayudaron en ese desarrollo.

Seis Matrimonios

Enrique nació en Londres en abril de 1491 y reinó entre 1509 y 1547, fecha de su fallecimiento. Pertenecía a la Casa Tudor y heredó el trono de su padre Enrique VII.

En realidad, su hermano Arturo era el primero en la línea sucesoria pero falleció intempestivamente y al poco de casarse con Catalina de Aragón. Enrique, quien por ese tiempo tenía unos 17 años, asumió como rey ante la muerte de su hermano y de su padre, y ante la posibilidad de perder la alianza que implicaba el casamiento de su hermano con Catalina es que impulsó que se decrete nulo ese enlace y se casó con ella, quien accedió sin problemas.

Pero el matrimonio estuvo destinado al fracaso porque a pesar de embarazarse varias veces no pudo darle a Enrique el tan ansiado varón. Al tiempo aparece en escena Ana Bolena y el rey se enamorará perdidamente de ella. Su pedido de anulación de matrimonio con Aragón causó su excomunión. Acto seguido sucede la ruptura con la iglesia y se casa con Bolena quien le daría como sucesora a quien años más tarde sería la reina Isabel I.

A ella le sucedieron Juana Seymour, Ana de Cleves, Catalina Howard y Catalina Parr. Ninguna pudo cumplir su anhelo de tener un heredo varón.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes