Biografía de Eloy Alfaro

Fue presidente de Ecuador en dos períodos (1897-1901 y 1906-1911) y lideró por la facción liberal uno de los sucesos políticos, sociales, y económicos más trascendentes de la historia de su país: La Revolución Liberal y la consiguiente guerra interior que la misma desencadenó entre liberales y conservadores.

Durante su ejercicio de poder se desarrollaron e instauraron medidas inéditas que marcaron un antes y un después en la vida institucional de Ecuador: sancionó una nueva Constitución Nacional, se construyó la principal red de Ferrocarriles del Ecuador: Andino, hoy Tren Ecuador, promovió la separación defintiva del estado respecto de la Iglesia, se aceptó el laicismo y se adoptó la enseñanza laica, abolió la pena de muerte, declaró la libertad de culto y la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, y hasta legalizó el divorcio

Era nativo de Montecristi (1842).

Desde su juventud se sintió atraído por la propuesta liberal y se sumó con enorme compromiso a la lucha contra el conservadurismo.

Los ideales de la Revolución Francesa fueron sus impulsores y ello lo convirtió en un enemigo acérrimo de los conservadores ecuatorianos y de sus prácticas abusivas y corruptas

Su propuesta política moderna despertó adhesiones en diversos sectores de la sociedad que no se sentían representados por el orden vigente y que demandaban un cambio urgente: campesinos, grandes terratenientes, comerciantes y productores, entre otros, se unieron detrás suyo.

A lo largo de su trayectoria política fue perseguido políticamente por sus adversarios y en muchas ocasiones hasta debió exiliarse por un largo tiempo.

Como adherente del Iluminismo consideró a la educación una prioridad y por ello cuando detentó el poder se ocupó de mejorarla creando escuelas y aportándole mayor calidad a los contenidos y a la formación docente

Además del mencionado ferrocarril, que unió Guayaquil y Quito, realizó otras obras de infraestructura muy relevantes para el país como la creación de la red de agua potable, también en Quito.

Su misión en todo orden fue la de modernizar Ecuador y sacarlo del retraso en el cual se encontraba por la política conservadora

Un párrafo aparte se merece el cruel final que le propinaron sus opositores que lo asesinaron brutalmente y sin piedad.

Fue literalmente arrastrado desde la prisión hasta el parque Eijido en Quito donde una multitud dirigida por sus enemigos quemó su cadáver y el de otras personas que adhirieron a su ideario político

Dicha barbarie ocurrió el 28 de enero de 1912.

Buscador

Recientes