Biografía de Elon Musk

Cuando el emprendedor que está detrás de la marca de coches eléctricos Tesla dejó de ser el CEO de la compañía (*Septiembre de 2018), ha sorprendido a toda la opinión pública que sigue estos temas. Más que nada porque decir Tesla era prácticamente decir Elon Musk, su cara se asociaba a la compañía que cofundó, al igual que Bill Gates se homologa a Microsoft, o Steve Jobs a Apple, aunque el primero se retirara hace tiempo y el segundo muriera. Pero ¿quién es Elon Musk?

Elon Reeve Musk nació el 28 de junio de 1971 en Pretoria (Transvaal, República Sudafricana) en el seno de una familia media.

Sus padres se divorciaron en 1980, y él pasó a vivir la mayor parte del tiempo con su padre, un ingeniero electromecánico, piloto y marinero, en un suburbio de Pretoria. Podemos decir sin miedo a equivocarnos, que la influencia para que Musk orientara su devenir profesional en el campo de las tecnologías le vino de su padre, además de su pasión por la carrera aeroespacial.

No obstante, y pese a ser una persona dotada para la ciencia y la tecnología, Musk tiene también dotes innatas para los negocios, una combinación difícil de encontrar en una sola persona, y pese a sus fallos en Tesla. Estos últimos son evidentes para algunas personas, aunque no tanto para la mayoría (por lo menos, no hasta que se han hecho visibles públicamente, aunque ya se sabe que a toro pasado...).

Musk tiene triple ciudadanía: sudafricana y canadiense por su padre y su madre respectivamente, y norteamericana, ya que de joven quiso emigrar a los Estados Unidos para perseguir sus sueños, cosa que consiguió a través de Canadá (algo que es mucho más fácil), utilizando para ello el pasaporte canadiense que posee por su madre.

Del joven Elon Musk destaca también su avidez por la lectura, con un especial interés en la ciencia ficción. Él mismo se ha declarado fan de Isaac Asimov, y el libro La Fundación es uno de sus libros de cabecera, además de se el que despertó su interés en la carrera espacial que desembocaría, a posteriori, en la fundación de su compañía aeroespacial SpaceX. pero no adelantemos hechos.

Su carrera como empresario empezó pronto, en 1995, cuando con su hermano Kimbal montó Zip2, una compañía que proporcionaba soluciones de mapas y guías de ciudades a publicaciones online como periódicos

Entre los clientes de esta compañía se encontraban rotativos de tanto prestigio como The New York Times o el Chicago Tribune. Finalmente, la compañía fue vendida a Compaq, y Musk sacó una buena taraja (de varios millones de dólares), lo que le permitió invertir en sus siguientes negocios.

No es un modus operandi extraño para Musk, que ha construido su imperio realizando un par de ventas de compañías que había fundado, teniendo un perfil cercano a lo que se conoce habitualmente como emprendedor en serie.

En 1999, y con parte del dinero de la venta de Zip2, Musk funda otra compañía, X.com, la cual ofrece servicios financieros online entre los cuales destaca el pago vía e-mail. Dicha compañía se fusionaría en 2000 con Confinity, que poseía un servicio de pagos similar pero de nombre ahora muy habitual: Paypal.

Musk acertó en su visión de lo que necesitaba el mercado (es de pensar que no él en solitario, sino que en la definición última de Paypal también entró un equipo humano compuesto por diversas personas), y actualmente la compañía que ayudó a crear se ha convertido en un gigante de los pagos online a nivel mundial.

Paypal opera hoy como la hizo en el momento de su fundación: poniendo por delante la seguridad y la privacidad del cliente, ya que este realiza el pago mediante su dirección de correo electrónico, por lo menos de cara a la otra persona, siendo este el único dato que trasciende.

Cierto es que, para utilizar el sistema de Paypal, es necesario dar datos a la compañía como un número de cuenta o tarjeta de crédito, pero estos no llegan a manos de la persona o empresa a la que realizamos el pago -por lo menos, en teoría-.

En 2000 también se casó por primera vez con Justine Wilson, una escritora canadiense a quien había conocido en la universidad. Ambos sufrirían la desgracia de perder a su primer hijo a los dos meses y medio después de su nacimiento por muerte súbita infantil. Posteriormente tendrían cinco más (mellizos y trillizos) gracias a la fecundación in vitro.

El éxito de Paypal llevó a eBay a adquirir la compañía en octubre de 2002, lo que supondría el espaldarazo definitivo para Paypal.

Para Musk, la operación significó un incremento nada desdeñable para sus arcas: 165 millones de dólares. Había llegado el momento de ir a por su gran sueño: el espacio.

Ya cuando todavía formaba parte del consejo de administración de Paypal, Elon Musk empezó a estudiar la posibilidad de formar su propia compañía aeroespacial, en aquel momento (principios de la década de los 2000) adquiriendo misiles intercontinentales a Rusia que, debidamente modificados, podrían situar cargas en el espacio.

No obstante, la vertiente emprendedora y empresarial de Musk lo llevó a calcular que salía más a cuenta construir sus propios cohetes mediante una aproximación de ingeniería modular adoptada del mundo del software que tan bien conocía.

En mayo de 2002 Musk fundaba SpaceX con una inversión de 100 millones de dólares fruto de la venta de Paypal.

Desde entonces, SpaceX ha conseguido lanzar exitosamente varios cohetes al espacio, situando en órbita diversos satélites. Incluso ha conseguido contratos con la NASA, siendo el primer contratista privado que ha hecho llegar uno de sus vehículos a la ISS (Estación Espacial Internacional, por sus siglas en inglés).

Pero sin lugar a dudas, una de las mayores consecuciones de SpaceX ha sido la recuperación mediante aterrizaje en una plataforma de la primera fase de uno de sus cohetes Falcon 9.

Esto abre la puerta a ampliar la reutilización de componentes espaciales, lo que a su vez permite recortar el gasto. En 2016 la compañía de Musk sube la apuesta, recuperando la fase inicial de un cohete Falcon 9 desde un barco.

Gracias a SpaceX, Musk ha cumplido sus sueños de juventud, cuando era un ávido lector de Isaac Asimov, aunque le queda uno pendiente.

La ambición confesa de Musk es mandar personas a Marte, y ya ha declarado que tiene planes para establecer una colonia marciana a mitad de este siglo, más o menos.

Volvamos ahora atrás en el tiempo, hasta 2003, cuando se funda Tesla. Como podemos ver, la fundación de esta empresa se solapa con la de SpaceX. Musk es un trabajador y empresario nato capaz de gestionar varios proyectos de forma simultánea... aunque no exento de polémica.

Ya en su época de Paypal, fue apartado de su puesto de CEO por el consejo ejecutivo debido a discrepancias sobre temas técnicos y de orientación de la empresa.

Volviendo a Tesla, la intención de Musk ha sido siempre la de construir un vehículo eléctrico asequible para cualquiera y con un diseño que no tuviera nada que envidiar a los coches de motor, un aspecto que los grandes fabricantes tendían a olvidar a principios de los 2000.

Pero, al mismo tiempo, en Tesla sabían que por algún sitio debían empezar, y el lanzamiento de una berlina o coche de ciudad les encasillaría como “otro fabricante de coches eléctricos más”. Así nació el proyecto del Tesla Roadster, un superdeportivo impulsado por motor eléctrico.

El gran éxito del Roadster, que actuó también como demostrador comercial de la tecnología eléctrica de Tesla, llevó a la compañía a poder afrontar la siguiente fase: producir un coche de gama media-alta.

Otro motivo para la fundación de Tesla es la creencia de Musk que la futura conquista de Marte va inextricablemente unida al uso de vehículos eléctricos, ya que en Marte no hay atmósfera, imposibilitando el uso de vehículos a motor.

La estrategia trazada por Elon Musk ha llevado a Tesla a ser un jugador global (por ejemplo, en 2017 fue la fabricante automovilística que más coches vendió en Noruega, gracias a que la adquisición de un vehículo eléctrico está fuertemente financiada por el gobierno de aquel país).

En 2006 también se lanzó a construir sistemas de generación de energía eléctrica para domicilios y edificios fundando la empresa SolarCity, que fue adquirida posteriormente por la misma Tesla, integrando los productos de esta en su propia cartera.

En 2010 se casó por primera vez con la actriz inglesa Talulah Riley, de la cual se divorciaría en 2012 para volver a casarse en 2013 y volver a divorciarse, esta vez definitivamente, en 2016. Con posterioridad, se lo ha vinculado sentimentalmente a la actriz Amber Heard.

Hyperloop es la otra marca fundada por Musk, esta en agosto de 2013, la cual busca revolucionar el transporte.

La idea de revolución como forma de evolución de la humanidad es una constante en los proyectos de Musk, especialmente desde que su posición económica se lo ha permitido.

El plan subyacente en Hyperloop es el de crear un vehículo similar a un tren, a ras de suelo, pero con velocidades supersónicas, que facilitaría el traslado entre dos puntos geográficamente distante en poco tiempo, haciendo la competencia al avión, y de forma mucho más limpia para el medio ambiente.

La inteligencia artificial, con OpenAI (fundada en 2015), y la neurología con Neuralink (fundada en 2016), son otros de sus puntos de interés que ha convertido en negocio.

En 2018, Musk se ha visto inmerso en varias polémicas que han deteriorado su imagen pública.

Así, su intento de ayuda (o de captar protagonismo, según han dicho algunos) a los niños tailandeses encerrados en una cueva debido a una crecida de las aguas (*en julio de 2018) acabó con un cruce de insultos entre Musk y algunos de los responsables del finalmente exitoso rescate vía Twitter.

Musk, que había planteado el uso de un pequeño submarino para sacar a los niños de la cueva en la que se encontraban (ellos no sabían nadar), hizo construir el aparato a los ingenieros de SpaceX, pero los responsables del operativo de rescate consideraron que era demasiado impráctico para utilizarlo realmente, así que acabaron desestimando la propuesto, lo que molestó en gran medida a Musk.

Algunas voces han sugerido que, debido a su gran éxito en anteriores aventuras empresariales, Elon se vé a sí mismo como alguien que toma siempre las decisiones acertadas y, por lo tanto, no admite que le contraríen.

Sus declaraciones en Twitter, como las ya vistas además de una pesada broma en el April fool’s day sobre la viabilidad de Tesla, y los números no tan buenos como se esperaba de esta empresa, han llevado finalmente a que Musk fuera relevado (*en septiembre de 2018) de su cargo de CEO en la fabricante de automóviles eléctricos.

Musk también despliega una intensa actividad política, sobretodo en la sombra, como donante y lobbista.

Se ha reunido con los principales líderes políticos norteamericanos, como el actual presidente Donald Trump, de ambos partidos, tanto el Republicano como el Demócrata, al igual que dona dinero a ambas formaciones.

Esto tampoco es tan raro en los Estados Unidos, y le permite, como él mismo afirma, hacerse escuchar por todos.

Musk es una persona muy inteligente, un hombre de negocios talentoso y visionario, pero sus éxitos han dado al traste con una parte de su humildad. No obstante, su nombre está sin lugar a dudas destinado a ser preservado en los libros de historia como uno de los grandes emprendedores.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes