Biografía de Ellen Johnson-Sirleaf

Ellen Johnson-Sirleaf es una dirigente política africana de larga trayectoria en su país (Liberia), que se convirtió en la primera presidenta de un país de África, en el año 2006, ocupando el cargo por 12 años consecutivos. Está considerada como una de las referentes del activismo a favor de las mujeres, condición que le fue reconocida con el Premio Nobel de la Paz en el año 2011.

Es oriunda de la ciudad de Monrovia, capital de la República de Liberia, en la cual nació el 29 de octubre del año 1938, en el seno de una familia de origen humilde.

Sus orígenes combinan una mezcla de las etnias kru y gola y también ha declarado sentirse estadounidense a razón que su madre fue criada por una familia con esta procedencia cuando el país fue una colonia de Estados Unidos.

Accedió a una buena educación, primero en su patria, y luego en Estados Unidos, donde se graduó como economista, nada más y nada menos que en la prestigiosa Universidad de Harvard

En la década del setenta regresó a su país para integrarse al gobierno de William Tolbert, quien la designó al frente del Ministerio de Economía.

Cuando Tolbert es asesinado, tras un golpe de estado perpetrado en 1980 por Samuel Doe, se desató una cruel guerra interior y se exilió en Kenia algunos años.

Entre 1986 y 1989 fue senadora nacional por el condado de Montserrado, y a finales de los años noventa, en 1997, se postuló como candidata a presidente pero perdió.

Vale destacarse que los años ochenta y noventa estuvieron signados por la guerra civil, la caída de la economía, y una muy volátil situación política.

En 2005 se presenta nuevamente como candidata a la presidencia por el Partido de la Unidad y logró vencer a su principal oponente, el ex futbolista liberiano George Weah, considerado como el mejor delantero de la década del noventa, y que pasó por los prestigiosos clubes de fútbol europeos: Milán, Manchester City, Olympique de Marsella, Mónaco, y la selección nacional de su país, entre otros.

Cuando asumió la presidencia de Liberia, además de protagonizar el hito de ser la primera mujer presidente de África, asumió la difícil tarea de poner de pie a un país devastado por la guerra civil que duró 14 años y se cobró la vida de más de 250 mil personas.

En 2011 registró otro hito en su vida al recibir el Premio Nobel de la Paz por su lucha y aporte no violento a favor de la seguridad del género femenino, de sus derechos, y de la construcción de la paz

El galardón lo compartió con su compatriota Leymah Roberta Gbowee, una activista clave a la hora de ponerle fin de manera pacífica a la segunda Guerra Civil (2003), y con la yemení Tawakkul Karman, quien asimismo demostró su compromiso a favor de los derechos humanos.

Logró con esfuerzo recomponer la economía y con ello mejorar una muy corta esperanza de vida que ostentaba el país, de 56 a 62 años, sin embargo, en 2014, el estallido del ébola sacudió sus logros y su gestión

La trágica epidemia le truncó la vida a miles de personas y nuevamente el país se estancó en todas sus áreas y recrudeció la desesperanza y la pobreza.

Nuevamente el país cayó en un pozo y volvió a integrar los ránkings de las 10 naciones más pobres del mundo.

El ébola castigó duramente a todo el continente, y Liberia fue una de las naciones junto a Sierra Leona y Guinea, más afectadas a causa de la precariedad de su sistema sanitario que no le pudo hacer frente de ningún modo.

Pero no fue solamente el ébola lo que sucumbió su poder y legitimidad sino que también influyeron sus escasos esfuerzos a la hora de convertir en hechos las promesas de mayor presencia femenina en la política, y el fin de la persecución a las minorías, tales como los homosexuales, a quienes les impuso una ley de prisión por su condición.

En las elecciones de 2017, el candidato de su partido, Joseph Boakai, perdió de manera contundente frente a George Weah, algo esperable en el marco de un país en crisis por su economía y por la situación humanitaria gravísima que dejó el ébola.

De su matrimonio con James Sirleaf tuvo cuatro hijos.

Buscador

Recientes