Biografía de Dragón Chino

Cuando se habla de cultura china, a muchos de nosotros nos viene a la mente la típica imagen del dragón presente en todos los desfiles, más imaginería occidental relacionada con este país asiático, que correspondencia real. No obstante, la figura del dragón es importante en la cultura tradicional y la mitología china.

El dragón es un animal mitológico muy presente en China y toda Asia en general, aunque al revés de los males que trae en la cultura occidental, en el caso de oriente se lo relaciona más con el bien y la sabiduría.

La prosperidad, la buena suerte, el valor, la perseverancia, la generosidad o el heroísmo son otras de las características del dragón chino, al cual se relaciona con el concepto de yang, el cual a su vez está ligado a la masculinidad.

A diferencia de los dragones occidentales, siempre representados como reptiles (grandes lagartos), los dragones chinos son animales de diferente naturaleza y aspecto similar, pero que son hechos a base de partes del cuerpo de otros animales.

Así, un dragón chino lucirá una melena parecida a la de los leones, un cuerpo escamoso como el de algunos peces, unas garras de águila, ojos de langosta, nariz perruna, y bigotes más propios de peces como carpas.

Su cuerpo también es más delgado y esbelto que el de los dragones occidentales, y se mueve de una forma más sinuosa, como una serpiente, aunque tiene patas que lo elevan por encima del suelo.

La explicación racional a este dragón compuesto de partes de cuerpos de otros animales radica en la fusión de los tótems de varias tribus que se fusionaron, o bien fueron conquistadas, añadiendo su conquistador partes de sus animales representativos a su propio escudo de armas para integrarlas plenamente en sus dominios y así poder ser reconocido como su legítimo mandatario. Dicho conquistador sería una figura legendaria previa al primer emperador.

En la mitología china, el dragón controla elementos naturales, como el agua.

Es por ello que es capaz de predecir e incluso forzar la caída de lluvias. Incluso se ha dicho que es capaz de transformarse en agua el mismo, o en otros fenómenos naturales como nubes, además de en otros animales como gusanos de seda.

Debido a su poder y su relación con la sabiduría, el dragón fue adoptado por numerosas dinastías chinas, hasta acabar convirtiéndose en un símbolo del país.

Una buena muestra de esta adopción simbólica es que el trono imperial que se encuentra en la ciudad prohibida de Pekín (la cual era considerada por los antiguos chinos como el centro del mundo) lleva el nombre de “Trono del Dragón”. Por ello, los plebeyos tenían prohibido portar ropajes con dragones dibujados.

En el tramo final del reinado de la dinastía Qin (que gobernó China desde 1644 hasta su derrocamiento en 1912), la bandera del país fue, precisamente, un dragón multicolor (principalmente azul y verde) sobre campo de oro, desde 1889 y hasta 1912.

Volviendo al principio, el dragón chino que siempre asociamos con los desfiles del año nuevo chino corresponde a los dragones como gobernantes del agua y el tiempo.

Son, pues, los dragones relacionados con los fenómenos naturales.

> Siguiente >>>

Fotolia. (en orden de aparición)
Christopher Howey


Buscador

Recientes