Biografía de Diego Rivera

Diego Rivera fue un artista plástico mexicano de enorme influencia local e internacional y uno de los tres referentes, junto a sus colegas David Alfaro Siqueiros (1896-1974) y José Clemente Orozco (1883-1949), del movimiento artístico del Muralismo. Su obra expuso de modo monumental y real la conquista española, la independencia colonial, la opresión indígena, y se dio el gusto de satirizar a los poderosos. Otra cuestión que sumó en la construcción de su leyenda y aumentó su celebridad fue su relación sentimental con la también pintora Frida Kahlo.

Nació en la ciudad de Guanajuato, el 8 de diciembre del año 1886, y sus padres lo bautizaron con el larguísimo nombre de: Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez.

Tuvo un hermano gemelo que murió tras nacer, mientras que él debió luchar contra el raquitismo hasta que lo venció contra todo pronóstico.

Si bien su padre lo animó para que ingrese a la Academia Militar, él, ya muy interesado por el arte, se inscribió en la Academia de San Carlos, cuna de la enseñanza de Bellas Artes en México.

En 1905 recibió una beca para viajar a Europa y una vez allí se puso en contacto con las nacientes vanguardias y con las obras de artistas consagrados: Paul Cézanne y Pablo Picasso, que por supuesto fueron su gran influencia.

Durante casi diez años su residencia osciló entre su patria, París, Bolivia, Argentina y Ecuador, y recién comenzada la década del veinte regresó a México para emprender el proyecto de la pintura mural que lo hizo fantásticamente reconocido.

A través del Muralismo, Rivera y compañía, expresaron los mismos principios que sostuvieron a la Revolución Mexicana: reforma agraria a favor del campesinado oprimido, reivindicación de los pueblos originarios, igualdad de derechos, promoción de la cultura y la educación

Por aquella época, México, estaba absorbido por las peleas internas entre los diversos referentes que dejó en pie la Revolución Mexicana, y por tanto su obra estuvo muy influida por todos esos acontecimientos.

Sus impactantes murales, en el centro histórico del DF, en Cuernavaca, Acapulco, y otros lugares de México, son un invaluable legado a la cultura local, y por supuesto gozan de un atractivo singular para propios y ajenos.

Su producción estuvo profundamente influida por su ideología Marxista, la cual quedó especialmente expuesta en el retrato que hizo de Lenin para el mural, que acogió hasta que fue destruido, el Rockefeller Center, asimismo, fundó el Partido Comunista Mexicano, en 1927 viajó a Rusia, y asiló en su país, con la colaboración de Kahlo, a León Trotsky

Su álgida vida sentimental, mereció y captó también como la profesional, una atención muy especial... Se calcula que tuvo unas 50 amantes y se casó en cuatro oportunidades, siendo su carisma y magnetismo los imanes para atraer a tantas mujeres, porque en apariencia física no era para nada agraciado.

Mantuvo una larga relación de 10 años con su colega Angelina Beloff, luego se unió a la modelo mexicana Guadalupe Marin, y entre los años 1929 y 1940 estuvo casado con Frida Kahlo, con quien estableció una sociedad artística que se influyó mutuamente.

La pareja despertó un atractivo especial desde el comienzo y estuvo signada por la complicidad artística pero también por fuertes discusiones en relación a las infidelidades de ambos, fue una auténtica relación de amor-odio

Otra relación que se le conoció fue con la cubista rusa Marevna, con quien incluso tuvo una hija a la cual oficialmente no reconoció como tal pero sí mantuvo económicamente.

Y finalmente su última esposa, y la que de algún modo calmó el dolor que supuso la muerte de Frida en 1954, fue Emma Hurtado.

Murió en su estudio, el 24 de noviembre del año 1957, a los 70 años, a causa de una insuficiencia cardíaca.

Buscador

Recientes