Biografía de Di Stéfano

Este argentino hijo de emigrantes es para algunos el mejor futbolista de todos los tiempos. Llevaba el número 9 pero jugaba en todo el campo. Era un obrero y un arquitecto del balón. Su trayectoria futbolística está asociada a dos clubs históricos: River Plate y Real Madrid.

El hombre que respiraba fútbol

Nació en 1926 en Buenos Aires muy cerca del barrio de la Boca. Como los niños porteños de antaño aprendió a jugar en la calle. En 1945 debutó con River cuando el equipo bonaerense tenía en sus filas a cinco leyendas del fútbol argentino (Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau, más conocidos como "La Máquina").

Fue cedido a Huracán durante unos meses y regresó a River. Jugó algunos partidos con la selección de su país y en 1949 fue cedido a un club colombiano, Millonarios de Bogotá.

En los años 40 un periodista le puso su apodo futbolístico, "la Saeta Rubia"

En una gira por España en 1952 Barcelona y Madrid se interesaron por él. Fichó inicialmente por el equipo catalán pero, tras una polémica disputa por el delantero, se quedó en las filas de los merengues. Aquel enfrentamiento entre Barca y Madrid fue probablemente la semilla de posteriores controversias.

Con el Madrid conquistó ocho ligas, las cinco primeras ediciones de la Copa de Europa y el título de pichichi en cinco ocasiones. En 1957 adquirió la nacionalidad española y defendió los colores de la selección en 31 partidos. En su palmarés como futbolista solamente le faltó participar en un mundial. Se retiró en 1966 y en sus últimas dos temporadas jugó en el RCD Español. Se retiró del fútbol cuando una de sus hijas le hizo la pregunta clave: "papá, por qué sigues jugando".

En los años siguientes entrenó a varios equipos españoles y argentinos. Pasó por las filas de Boca y de River, entrenó a equipos modestos (Elche y Rayo Vallecano) e hizo campeón de liga al Valencia después de 24 temporadas sin obtener el título. En su etapa como entrenador del Real Madrid fue el descubridor de "la Quinta del Buitre" (Butragueño, Martin Vázquez, Pardeza, Sanchís y Michel).

Don Alfredo dio la primera bienvenida a los grandes del Madrid de los últimos años: Beckham, Ronaldo, Figo, Zidane y Cristiano

En 1963 un grupo guerrillero venezolano le secuestró durante tres días y aquel episodio dio la vuelta al mundo. Participó en varias películas y anuncios publicitarios (en uno de esos anuncios el futbolista se convirtió en la imagen de una marca de medias de mujer y la noticia enfureció al presidente del Real Madrid).

En su etapa como presidente honorífico de los blancos, el acto de presentación de las grandes figuras se hacía siempre con la presencia de don Alfredo.

Su vida profesional y personal quedó reflejada en un libro de memorias, "Gracias, vieja". Lo de vieja no era una palabra cariñosa hacia su madre, sino a la pelota de fútbol.

Buscador

Recientes