Biografía de Demetrio Aguilera Malta

Malta fue una de las personalidades más notables de la cultura ecuatoriana durante el siglo XX. Su obra literaria es muy valorada en su patria y en el resto de Latinoamérica a razón de la capacidad que demostró para describir la realidad y la cultura que singularizó a su tierra.

Así como en la literatura, en el periodismo, en la pintura, y en la diplomacia también dejó su marca imborrable: una exquisita combinación de saber popular, de letras, sensibilidad social, y cortesía

Nació en la ciudad de Guayaquil, un 24 de mayo del año 1909, en el seno de un hogar acomodado. Su padre era comerciante y su madre una mujer de gran cultura que ejerció como maestra.

Su vinculación con la literatura no se ciñe al antecedente de su madre, sino que se remonta más atrás en el tiempo, a su bisabuelo materno, Juan José de Malta, quien fuera un recordado escritor y periodista durante el siglo XIX.

Su infancia transcurrió en una de las fincas propiedad de su padre, en la Isla de San Ignacio, donde se cultivaban frutas, algodón y maíz.

Las actividades de cultivo lo entretenían pero también le dedicaba tiempo a su pasión por la literatura y a las clases que le organizaba su madre, preocupada por proporcionarle una excelente educación

En su adolescencia fue enviado a Guayaquil para estudiar letras y pintura.

En esta misma época conoció al autor Joaquín Gallegos Lara, quien se convirtió en su gran maestro y modelo, y asimismo inició su actividad literaria publicando cuentos y poemas en diversas publicaciones.

Tuvo un breve paso por la carrera de leyes pero su futuro profesional ya estaba definido por el arte y la literatura.

Profesó una tendencia política comunista, fue un gran defensor de los indios y criticó duramente su maltrato y el colonialismo, ideas que dejó apreciar en diversos escritos

Hacia finales de la década del cuarenta fue convocado para desplegar tareas diplomáticas: fue designado como encargado de negocios de Ecuador en la embajada en Chile, agregado cultura en Brasil, y finalmente embajador ecuatoriano en México, país en el que residió desde 1958 hasta su fallecimiento.

Si bien amaba profundamente su país y sus costumbres, también se sintió muy cercano a la cultura mexicana, a la cual adoptó como propia

Cuando murió el 28 de diciembre de 1981, a los 72 años, sus restos cremados regresaron a Ecuador, pero su corazón físico quedó en México, todo un símbolo de su amor por la tierra azteca.

En el plano personal mantuvo varias relaciones: con su primera mujer tuvo a su primogénito Ciro, luego tuvo dos hijas con su esposa panameña, y los últimos años de su vida los pasó junto a Velia Marqués, aunque esta vez la pareja no produjo descendencia.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes