Biografía de Cornelius Vanderbilt

Cornelius Vanderbilt fue un pionero de las industrias naviera y ferroviaria norteamericanas, durante la segunda parte del siglo XIX, y ocupó el podio de los hombres más ricos del mundo de aquella época junto a sus colegas y compatriotas Rockefeller, J.P Morgan, y Carnegie Hall.

Aunque su trayectoria empresarial no escapó a los cuestionamientos de sus principales detractores, por presunta explotación de sus empleados, quienes lo reivindican y valoran destacan que construyó un emporio de la nada misma, si se tiene en cuenta su origen humilde y su escasa educación.

No nació en cuna de oro como Morgan y Rockefeller, sino en un hogar modesto del sur de Staten Island, Nueva York, el 27 de mayo del año 1794.

Sus padres fueron agricultores que habían perdido todo y luego su madre se convirtió en prestamista para atender las necesidades de la familia.

Cornelius tenía nada más que 11 años cuando comenzó a trabajar en la administración del ferry que trasladaba a los pasajeros desde la isla a Manhattan.

A los 16 ya tenía su propia embarcación, un buque de dos velas, con la cual practicaba el comercio en la zona del puerto de Nueva York, con gran astucia y éxito

Sin lugar a duda dispuso de una inclinación innata para los negocios.

Dueño de una muy escasa educación formal, algo que sus competidores destacaban para desprestigiarlo, ello no fue para nada un impedimento en su magnifico ascenso social y dinerario en poco tiempo.

La sagacidad con la que contaba para los negocios le fue suficiente para lograr todos sus objetivos y proyectos.

El gran salto lo dio cuando incursionó en la industria naviera y ofreció a una gran cantidad de pasajeros una ruta más ágil para ir de la costa este a la oeste, que en aquellos tiempos estaba especialmente animada por la fiebre del oro

Su flamante creación, Accessory Transit Company, se impuso rápidamente a las propuestas vigentes y auspiciadas por el estado: Us Mail y Pacific Mail.

Su ruta dejaba de lado el paso por el istmo de Panamá, que usaba la competencia, e impuso el cruce por Nicaragua.

Aunque debió sufrir duros ataques de sus poderosos competidores jamás abandonó la pelea, e inclusive la ganó.

En la década del sesenta del siglo XIX vendió toda su industria naviera e incursionó en el flamante y rentable negocio de los ferrocarriles para seguir expandiendo su imperio y fortuna

Compró los ferrocarriles de Nueva York, Rio Hudson, y Harlem.

Fue el desarrollador de la Grand Central Station de Nueva York, ubicada en aquel momento en la calle 42.

Estuvo casado con su prima Sophia Johnson, con quien tuvo 13 hijos.

Cuando su esposa murió en 1868 se trasladó a Canadá y volvió a casarse con una mujer a la cual le llevaba mas de cuarenta años.

Falleció el 4 de enero del año 1877, a los 82 años, y sus herederos se llevaron una enorme sorpresa al leerse su testamento ya que había desheredado a todas sus hijas mujeres, y a su esposa, a las que les dejó una suma aproximada de 500 mil dólares, mientras que a su hijo William le dejó el grueso de su fortuna, que en aquel entonces ascendía a casi 100 millones de dólares.

En pocos años, William, la duplicó a 200.

Buscador

Recientes