Biografía de Cleopatra (69 a.C. - 30 a.C.)

El arquetipo de mujer fatal es mundialmente conocido y tan antiguo como la propia condición femenina. Como norma general, son mujeres atractivas, inteligentes y sin escrúpulos. Con sus encantos y habilidades saben manejar a los hombres para conseguir sus objetivos personales. En el mundo antiguo hubo dos mujeres que representaron este modelo femenino: Dalila y Cleopatra.

La primera fue contratada por los filisteos para que descubriera de dónde provenía la descomunal fuerza de Sansón. La segunda fue la última reina de la dinastía ptolemaica en Egipto durante el siglo l a. C. Su historia sigue recordándose dos mil años después porque tiene los ingredientes perfectos: sexo, pasión y astucia.

Los historiadores romanos difundieron una imagen perversa de la reina egipcia

Los vencedores tienen la oportunidad de escribir la historia a su conveniencia. Esta máxima encaja perfectamente en la figura de Cleopatra. El historiador romano Plutarco presentó a la reina egipcia como una mujer cruel, astuta y depravada, pero reconoció en ella un evidente magnetismo personal. En sus textos la describió como una mujer no especialmente atractiva, pero sí muy culta y seductora.

Como Egipto se encontraba bajo el dominio romano, Cleopatra tuvo que emplearse a fondo para no perder su cuota de poder. Primero sedujo a Julio César y tuvo un hijo con él. Tras la trágica muerte de Julio César, consiguió atraer a uno de los hombres más importantes de Roma, Marco Antonio. Ambos mantuvieron uno de los romances más conocidos de toda la historia.

Cuando el poderoso Octavio Augusto supo que Marco Antonio había cambiado su testamento para favorecer a su amante, envió tropas del ejército para derrotar a las legiones de Marco Antonio.

El fin de la historia es de todos conocida

Marco Antonio fue engañado para que creyera que su amada se había suicidado y terminó con su vida con su propia espada. La reina egipcia, sin apoyos políticos y a los 39 años, acabó con su vida dejándose morder por una serpiente venenosa.

Cleopatra y Marco Antonio fueron enterrados juntos, pero su tumba jamás ha sido encontrada.

Dos mil años después

No hay ninguna información concluyente sobre su auténtico aspecto físico, pero es evidente que tenía una personalidad magnética y arrolladora. Se afirma que poseía conocimientos sobre astronomía, matemáticas y medicina y que sabía hablar varias lenguas.
Manejaba las técnicas de maquillaje y de cuidado personal. En el plano político tuvo la habilidad de gobernar su reino en una situación de gran complejidad.

Dos mil años después de su muerte su carisma no ha desaparecido. La figura de Cleopatra continúa seduciendo, pero ahora a historiadores, novelistas y guionistas de cine.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes