Historia de Chupacabras

El Chupacabras es un animal de características singulares y fantasmagóricas que acecha las regiones ganaderas más productivas y ataca a los diversos animales que habitan en ellas, especialmente a las cabras y especies domesticadas, a las que literalmente les chupa toda su sangre mediante tres agujeros.

Es una criatura que se alimenta a base de sangre, tal como los vampiros, y respecto de su conformación física no hay acuerdos, algunos han sostenido que tiene la dimensión de un oso pequeño, apariencia símil a la de un reptil, y espinas desde su cabeza hasta su cola, que le atraviesan toda la espalda.

Nacido a mediados de la década del noventa, se erigió en uno de los mitos contemporáneos más populares que a fuerza de su difusión mundial adquirió el grado de leyenda.

La primera vez que se habló de él fue en Puerto Rico, en el año 1995, cuando en un campo se encontraron muertas varias ovejas a las que les habían chupado toda la sangre de su cuerpo

A partir de entonces sus presuntas apariciones se expandieron por todo el mundo: Rusia, Filipinas, Argentina, Estados Unidos, México, Costa Rica, Uruguay, Brasil, Paraguay, Panamá, Venezuela, entre otros países, tuvieron habitantes que aseguraron haber visto o sido afectados por esta criatura terrorífica.

Lo único concreto es que no existen pruebas documentadas al día de hoy sobre su existencia real, solo nos basamos en testimonios para aseguran que existe pero nadie lo pudo probar con satisfacción jamás, hasta el momento.

Los biólogos y especialistas en fauna silvestre que han intervenido y estudiado tanto el tema como las denuncias, coinciden en afirmar que no es ninguna criatura fenomenal ni mucho menos sino que el chupacabras es simplemente un perro salvaje, de escaso pelo, columna pronunciada, importantes garras y colmillos, afectado por la sarna, también llamada escabiosis, y por ello es que pierden notablemente el pelo y disponen de un aspecto demacrado

O en su defecto coyotes que padecen la misma enfermedad.

Las autopsias que se les practicaron a los animales atacados tampoco pudieron confirmar la presunta operatoria de succión de sangre, y por el contrario, se presume que se habrían desangrado naturalmente tras el ataque y por ello no se encontró sangre en sus restos.

Otro argumento que tiró abajo la realidad de esta criatura fue que la primera denunciante del chupacabras en Puerto Rico, al ser interrogada, manifestó haber visto la película Especies, de ciencia ficción, estrenada justamente en esa fecha, y que exhibe a un monstruo creado por el gobierno norteamericano en un laboratorio experimental secreto, que logra escapar antes de ser eliminado y se camufla en el cuerpo de una bellísima mujer para matar chupando sangre

Como sucede con todo mito y leyenda, la transmisión oral del mismo, sumado al interés de los medios de comunicación masiva, especialmente de la televisión, le han aportado ribetes espectaculares a estos casos

Desde los años noventa a esta fecha se han replicado fantásticamente las historias mediáticas y no mediáticas sobre la existencia de este monstruo, para la ciencia son el producto de una activa imaginación, mientras que para las personas que viven en el campo la criatura existe y no es relato.

Buscador

Recientes