Biografía de Carlos Gardel

El tango argentino es conocido internacionalmente. Dicho honor tiene un responsable: Carlos Gardel (1890- 1935). No se sabe con absoluta certeza donde nació, pues sobre ello hay tres versiones diferentes: la francesa, la uruguaya y la argentina. En cualquier caso, se crió en Buenos Aires con su madre francesa en un barrio de emigrantes, concretamente en la calle Corrientes. La versión más aceptada por los historiadores ubica su nacimiento en la ciudad de Toulouse.

Infancia, grandes éxitos y legado

Sus primeros años trascurrieron junto al bullicioso mercado de Abasto en un ambiente de emigrantes procedentes de Europa. En esas calles y conventillos escuchó los primeros tangos. Berta, su madre, trabajó como modesta planchadora para mantener a su único hijo.

Gardel empezó a cantar en fiestas privadas siendo prácticamente un niño. A los 16 años comenzó a cantar en locales nocturnos y a cambio le daban de cenar. En aquellos años era conocido con varios apodos artísticos: "el Francesito", "el Moracho del Abasto" y "el Zorzal".

Tras un encuentro casual con un artista uruguayo, José Razzano, inició su trayectoria profesional. Gardel y Razzano formaron un dúo que empezó a cosechar éxitos hacia 1913 en los locales nocturnos de Buenos Aires. En 1915 un maleante le disparó pero nunca se han desvelado los auténticos motivos de la agresión (los médicos no le extrajeron la bala y permaneció en su cuerpo toda su vida).

Su primer disco importante, "Mi triste noche", salió al mercado en 1917 y se convirtió en un éxito popular seguramente porque las canciones eran cantadas en lunfardo, la jerga porteña

Según los expertos los tangos de Gardel eran amilongados y con un rango musical de barítono. Los grandes compositores argentinos empezaron a escribir tangos pensando en la interpretación de Gardel. El tango cantado fue el nuevo furor para los porteños de la década de 1920. En 1921 ya era una estrella a nivel internacional. Fue aclamado en los escenarios de Paris, Nueva York y Madrid.

Su imagen representa a la perfección el espíritu del tango: pelo negro y engominado peinado hacia atrás, sonrisa permanente y un traje impecable. Sus canciones son himnos nacionales, pues todo argentino ha escuchado alguna vez "Mi Buenos Aires querido", "El día que me quieras" o "Adiós muchachos".

Al margen de sus más de 800 canciones, actuó en películas de Hollywood del cine mudo y del sonoro. Solo otro mito de su época le eclipsó, Rodolfo Valentino. Sus canciones fueron patrimonio de ricos y pobres.

En marzo de 1935 comenzó su última gira. Murió en una accidente de aviación en la ciudad colombiana de Medellín (fallecieron 17 pasajeros y hubo tres supervivientes). La última canción que interpretó fue "Tomo y obligo".

En su funeral en Buenos Aires se congregó la mayor multitud que jamás se ha visto en Argentina. Más de ochenta años después de su muerte Gardel continúa siendo el arquetipo de porteño.

Una pincelada personal del hombre que tenía una lágrima en la garganta

En su vida personal estuvo muy unido a su madre y cuando se incrementaron sus ingresos doña Berta dejó de trabajar como planchadora y los dos se trasladaron a una casa próxima al barrio de su infancia.

Tuvo problemas de sobrepeso y por este motivo se apuntó a un gimnasio para mejorar su aspecto.

Durante doce años mantuvo una relación sentimental con una chica uruguaya, Isabel del Valle.

Entre sus aficiones destacan el fútbol y, sobre todo, las carreras de caballos (mantuvo una estrecha amistad con uno de los jockeys más importantes de la época, Irineo Leguizamo).

En Hollywood cosechó algunos triunfos importantes, aunque sus dificultades con el inglés le impidieron convertirse en una auténtica estrella del cine.

Buscador

Recientes