Biografía de Carl Rogers

Carl Rogers ha sido un pionero de la psicología humanista y uno de los teóricos más influyentes del área durante el siglo XX. Su teoría sobre el desarrollo de la personalidad fue sin lugar a duda uno de sus grandes aportes, porque para él, carácter y manera de ser están en estrecha relación en este proceso.

La personalidad de cada individuo se desarrollará conforme o disconforme ya sea que se acerque o se aleje de sus metas y objetivos

Convencido que el Conductismo y el Psicoanálisis solamente propusieron una mirada sesgada y limitada de la psiquis humana, concordó con su colega Abraham Maslow en optar por una visión más integral de la persona, que considerara otros aspectos inherentes a su existencia: el conocimiento, la libertad y la historia, y no solamente se centrase en los comportamientos y deseos inconscientes.

Carl Rogers nació en Illinois, un 8 de enero del año 1902, en el seno de una hogar muy religioso y conservador que marcó sus elecciones y pensamiento hasta la llegada a la Universidad, momento de su vida en el cual cortó con esa concepción tan intransigente.

Tras un breve acercamiento a la carrera religiosa descubrió su verdadera vocación en la psicología.

Su primer desafió profesional importante se produjo en el área de Estudios Infantiles de la Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Niños, donde trabajó durante 12 años, y estudió especialmente los casos que determinaron la delincuencia en los jóvenes.

Esta experiencia fue crucial en la definición de su propuesta terapéutica, que difería absolutamente de las vigentes, y que proponía la intimidad, la asistencia, y una vinculación de iguales, como pilares de la relación terapeuta-paciente

En la Terapia centrada en el cliente o en la persona, como se la llamó formalmente, Carl Rogers, sostuvo que el psicólogo de ninguna manera debe colocarse en una situación de poder ante el paciente, sino de mediador.

Desterró la relevancia que se le atribuía hasta ese entonces al comportamiento, los impulsos y los deseos del inconsciente para darle preponderancia al diálogo de igual a igual entre paciente y psicólogo, a través del cual el primero puede descargarse, sentirse escuchado y reencontrarse con su verdadero yo.

Sostenía que solamente el paciente sabe lo que le pasa, lo que lo atormenta o desvela, y de donde provienen esas preocupaciones, entonces, en el momento crucial de manifestarlo debe estar el psicólogo mediando y asistiéndolo, sin juzgarlo ni interrogarlo, para que toda esa información pueda ser absorbida de manera favorable y enriquecedora

También se dedicó a la docencia en diversas universidades y fue el autor de varias obras en las cuales sintetizó toda su labor de campo y la teoría.

Se casó con una amiga de la infancia: Helen Elliot, con quien tuvo dos hijos.

Buscador

Recientes