Biografía de Camille Corot

Desconocido por muchos, Camille Corot es tal vez uno de los pintores más importantes del siglo XIX debido a que consolidó el género paisajista a nivel profesional, un género que hasta el momento se encontraba despreciado desde los cánones academicistas. Este significativo artista francés es para muchos uno de los inspiradores más claros para los primeros impresionistas que, a su vez, revolucionarían para siempre la pintura occidental.

Una pasión desconocida en una época siempre cambiante

Camille Corot nació bajo el nombre oficial de Jean Baptiste Camille Corot en el año 1796 en la ciudad de París. Su nacimiento ocurrió apenas unos años después de la famosa e importante Revolución Francesa, lo cual marcaría para siempre la vida de este gran pintor ya que los años por venir serían de profundos cambios en la escena artística y pictórica.

Perteneciente a una familia de muy buen nivel adquisitivo y social, Camille recibió una educación privilegiada que, sin embargo, no logró jamás despertar en él interés por ninguna de las asignaturas que allí aprendió, ni siguiera dibujo.

Camille nunca demostró pasión por el mundo de los negocios, lo cual significaría una tristeza para sus padres que a pesar de todo decidieron aceptar que probara sus primeras experiencias en el mundo artístico a sus veintiseis años. El mundo parisino y la facilidad de Camille para establecer lazos de amistad con otros artistas le facilitaron el camino. Su acomodada posición económica le permitió dedicarse a tal tarea sin que lo urgiera la necesidad de vender sus obras para vivir. Es por eso que pudo especializarse en un género de pintura que hasta entonces no era muy bien visto: el paisajismo.

El deseo de pertenecer y la lucha personal de crear su propia identidad

Para la década de 1820 Corot realizó un importante viaje a Italia que le sirvió para consolidar sus trazos y el entusiasmo por observar ámbitos rurales despojados y lejanos a la ciudad. La abundante creación de pinturas en ese período le generó como resultado cierto prestigio en el mundo artístico al cual con mucho énfasis él deseaba pertenecer. Sin embargo, para entonces el Salón de París (el espacio de exposiciones artísticas oficial) no tomaba en cuenta al paisajismo como un género válido para ser exhibido en sus muros y por lo tanto Corot debió esperar varios años para que sus obras fueran finalmente reconocidas.

Sus pinturas se caracterizaron por representar ámbitos bucólicos en planicies cercanas a arroyos, con una interesante presencia de arquitectura en ruinas o de imponente estructura. En los años de esplendor de su trabajo se reconocieron particularmente sus pinturas de el mundo rural del interior francés en las que aparece una paleta de colores pálida y con escenas de cierta inocencia.

Hacia la década de 1840 Corot recibió el apoyo del mismísimo Baudelaire, quien lo describió como uno de los líderes de la escuela de paisajismo. Su continuado interés por este tipo de pinturas lo convirtió en un referente para los artistas más jóvenes entre los que se encontrarían muchos de los que fundaron luego la escuela conocida como Impresionismo.

Corot falleció en el año 1875 a los 78 años de edad, lo cual era para la época un privilegio disfrutado por pocos. A pesar de que el reconocimiento final llegó en los últimos años de su carrera, Corot disfrutó hasta muy tarde de una excelente relación con sus padres y su estudio fue punto de encuentro para una gran cantidad de amigos y futuros artistas.

Arte Fotolia: Morphart

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes