Biografía de Bertrand Russell

Al igual que Aristóteles en el mundo antiguo, Bertrand Russell fue un pensador todo terreno. Este galés de estirpe aristocrática nació en 1872, una época en la que la sociedad se guiaba por rígidos esquemas morales. Cuando murió en 1970 el mundo se encontraba en plena revolución sexual y buscando nuevos horizontes.

Se dedicó a la lógica matemática y, junto a su discípulo Wittgenstein, es considerado el padre de la filosofía analítica (para Russell las afirmaciones filosóficas son reducibles al lenguaje de las matemáticas).

A lo largo de su trayectoria intelectual fue un incansable buscador de nuevos principios en el ámbito de la ética, la teoría del conocimiento o la filosofía del lenguaje.

Un aristócrata comprometido con la humanidad

Si bien impartió clases en el Trinity College de Cambridge y dio conferencias y cursos en otras universidades, Bertrand Russell no dejó de intervenir directamente en todo tipo de polémicas. En su juventud apoyó a las sufragistas británicas en su lucha por el voto femenino. Durante la l Guerra Mundial, permaneció encarcelado durante unos meses por sus ideas pacifistas.

En 1920 viajó a Rusia para conocer de primera mano los efectos de la Revolución bolchevique y comprendió que el comunismo se iba a convertir en la nueva religión del siglo XX.

En los años 30 fue especialmente crítico con el matrimonio convencional y con los tabúes sexuales (en este sentido sus ideas iban contracorriente, pues defendía el matrimonio interracial, el divorcio y el control de la natalidad).

En el ámbito pedagógico rechazó la uniformidad del sistema educativo y propuso un modelo de formación basado en la libertad, la tolerancia y la creatividad. Junto a su segunda esposa (Russell se casó en cuatro ocasiones) fundó una escuela infantil para poner en práctica sus planteamientos educativos.

En la ll Guerra Mundial matizó sus ideales pacifistas al entender que el nazismo debía ser combatido

Se opuso a cualquier planteamiento fanático, ya fuera político o religioso (criticó a los bolcheviques, al Islam y a la iglesia católica). Al igual que Einstein, censuró duramente el uso de armas nucleares y defendió la necesidad de un gobierno mundial para garantizar la paz.

A la edad de 89 años fue detenido por participar en manifestaciones a favor de la paz mundial y durante su campaña contra la Guerra de Vietnam impulsó el "Tribunal Internacional sobre Crímenes de Guerra", más conocido como Tribunal Russell. En 1950 su trayectoria fue galardonada con el Premio Nobel de Literatura.

En su "Autobiografía" el filósofo recordó que su vida se había guiado por tres principios fundamentales: la búsqueda del conocimiento, el amor y la compasión hacia aquellos que sufren.

El arte de ser feliz

En su obra "La conquista de la felicidad" Russell aborda dos cuestiones fundamentales: qué provoca la infelicidad y qué nos puede hacer más felices. Para el filósofo damos demasiada importancia al éxito y a los bienes materiales.

El placer se puede obtener con cosas muy sencillas, como una buena conversación, la observación de la naturaleza o un paseo con la persona amada.

Presentó una interesante receta para acercarnos a una vida plena y feliz: soportar el aburrimiento, evitar la envidia, cultivar la sabiduría y cuidar el amor.

Buscador

Recientes