Biografía de Bernardo O'Higgins

Bernardo O’Higgins Fue un patriota y héroe de la patria chileno que desplegó junto a otros colegas y compatriotas una inédita gesta, durante las primeras décadas del siglo XIX, que culminó con la liberación de su patria, y de gran parte de Latinoamérica, del yugo español.

Su lugar de nacimiento fue Chillán Viejo y ese evento sucedió el 20 de agosto del año 1778. Sus padres, Ambrosio y María Isabel, no estaban casados como los usos y costumbres demandaban en aquella época, hecho que sin dudas marcó una curiosidad en su vida.

Su papá fue gobernador de Chile hacia finales del siglo XVIII.

Recibió una esmerada educación, en institutos de élite, en Lima y luego en Inglaterra.

En la Academia Católica de Richmond fue instruido en diversas materias como era habitual en los estudios de aquellos años.

Durante su estadía en Europa, impulsada por su padre, debió afrontar algunas complicaciones económicas producto de los negociados que hicieron sus protectores.

En sus tiempos de estudiante en Europa entró en contacto por primera vez con los planes independentistas a través de Francisco de Miranda, un pionero en la aventura de emancipación que se avecinaba…

En 1802 regresó a su país y se encontró con la desgraciada noticia de la muerte de su padre en 1801.

Recibió como herencia su hacienda.

En 1804 comienza su activa incursión en política y en todas la acciones asociadas con la misión independencia.

Si bien mantuvo algunas rispideces con colegas por las tácticas y estrategias, sus éxitos militares hicieron que fuese designado al frente del ejército chileno

La llegada de refuerzos en el bando realista motivó su huida, vía Cordillera de Los Andes hacia Mendoza, donde lo esperaba la reunión con el General argentino San Martín que también llevaba adelante una gesta similar.

No solo unieron fuerzas sino que se convirtieron en grandes amigos para siempre.

En 1817, los Generales Las Heras y San Martín obtuvieron la importante victoria de Chacabuco, antesala de la independencia chilena.

Cuando su amigo San Martín rechazó la oferta de hacerse cargo del nuevo gobierno del Chile liberado, él asumió el máximo cargo ejecutivo recién creado: Director Supremo

Sin embargo, los peligros y ataques españoles continuaron y fue necesario intensificar la resistencia y ganar más terreno para salvaguardar la patria naciente.

El 28 de julio de 1821 pudieron gritar con San Martín y compañía la independencia de Perú.

Progresivamente, los aristócratas locales fueron complicando el curso de su gobierno al no aceptar y obstaculizar algunas medidas como la prohibición del uso de títulos nobiliarios, de escudos, inclusive llegaron a acusarlo de restablecer el totalitarismo

Las presiones lo llevaron a renunciar en 1823 y dejar el país.

Partió al exilio a Perú junto a su familia, donde vivió las casi dos últimas décadas que le quedaron de vida

Allí fue bien recibido por las autoridades que le regalaron dos haciendas y se dedicó en gran parte a trabajarlas.

Ahora bien, no se desconectó jamás de la política de su país ni del resto de Latinoamérica.

Colaboró con el libertador venezolano Simón Bolívar y mantuvo intercambios con los gobernantes de Chile

Paradójicamente, y tal como le ocurrió a otros compañeros de combate como el libertador General San Martín, terminó su vida en el exilio, en la ciudad peruana de Lima, porque en estos casos y otros, las patrias que liberaron recelaron de sus figuras extraordinarias y valientes

En ambos casos lo aceptaron y prefirieron hacerse a un lado y no interferir negativamente en la política de sus países.

En el caso de Bernardo O’Higgins, en 1842, se le permitió el regreso a Chile pero murió antes de concretarlo.

Murió el 24 de octubre de 1842.

En 1868, 26 años después de su muerte, sus restos fueron repatriados a Chile y hoy descansan en el Altar de la Patria en la ciudad de Santiago.

Buscador

Recientes