Biografía de Bartolomé Esteban Murillo

Bartolomé Esteban Murillo fue uno de los máximos exponentes españoles de la pintura barroca. Estuvo influenciado por una de las corrientes internas del Barroco: el Caravaggismo, que dominó y promovió con enorme talento la técnica del claroscuro, y por ello es que a sus cultores se los llamó popularmente como tenebristas.

Nació en el año 1617, en la ciudad de Sevilla, España, la misma en la cual falleció en 1682. Perteneció a una familia numerosa en la cual él fue el último de los 14 hijos que tuvieron su padre barbero y su madre dedicada a las tareas del hogar.

Quedó huérfano a los 8 años y por ello fue criado por una de sus hermanas mayores y su cuñado.

Se casó con Beatriz Cabrera Villalobos, proveniente de una rica familia de labradores.

Tuvieron una prolífica descendencia de la cual unos cinco hijos sobrevivieron a la infancia.

Enviudó tras diez años de matrimonio.

Sus emociones y los diversos sucesos de su vida influyeron notablemente en sus creaciones, así como también su fervor religioso.

No podemos soslayar que otra parte de su vasta obra está conformada por una serie de obras costumbristas que también lo destacaron como un agudo observador de la realidad social de su época.

Fue un maestro a la hora de representar las emociones y los sentimientos de los personajes de sus pinturas, hecho que les aportó un magnífico realismo a las mismas

Se sostuvo económicamente gracias a los encargos que recibió, especialmente de parte de la Iglesia y de personajes ilustres de Sevilla.

Las principales iglesias y conventos, y las mansiones sevillanas, contaron con alguna pintura del artista.

Su carrera se fue construyendo progresivamente hasta alcanzar fama mundial y erigirse en el pintor más cotizado y apreciado de su ciudad

Junto a Francisco de Herrera el Mozo creó una academia de pintura en Sevilla con el objetivo de proporcionarles a los artistas un lugar en el cual ejercitar su arte y técnica.

Gracias al reconocimiento nacional que logró, el rey Carlos II de España, le ofreció ser pintor en su corte, sin embargo, Bartolomé Esteban Murillo no lo aceptó y permaneció en su Sevilla natal hasta su fallecimiento.

Fue contemporáneo de otro gran referente del Barroco español: Velázquez, a quien incluso se cree que conoció en un viaje que hizo a la ciudad de Madrid.

Su muerte se produjo luego de sufrir un accidente mientras estaba pintando un gran lienzo; presuntamente cayó de la escalera en la cual estaba parado para realizar el trabajo.

Buscador

Recientes