Biografía de Balder

Para cualquier observador casual, los pueblos nórdicos antiguos parecen devotos de las armas y la guerra. Pese a esa visión superflua, eran pueblos con un notable grado de civilización y sofisticación, así como también lo eran los celtas, por ejemplo, y aunque las fuentes romanas se hayan preocupado de degradar su imagen pública, que es lo que hace que actualmente muchos todavía los vean como simples “salvajes” ante la grandeza de la civilización romana.

Como sociedad sofisticada, los pueblos nórdicos tenían una mitología a la altura, con deidades que se ocupaban de los diferentes aspectos de la vida cotidiana de los humanos a los que protegían y, a la vez, amenazaban (en algunos casos).

Este es el caso de la belleza y la inteligencia, dos atributos que muchas personas poco informadas no atribuirían a unas gentes con fama de belicosos y saqueadores, pero que eran grandes comerciantes y que han legado a quienes vivimos el presente una literatura tan digna como la que hemos heredado de fuentes clásicas grecoromanas.

Balder era, en la mitología nórdica, el dios de la belleza, además de ser casi inmortal -a diferencia de los demás dioses- puesto que su madre Frigg había hecho prometer a casi todas las cosas y seres del mundo que no le harían daño.

Loki, resentido con Balder, no paró hasta encontrar algo con lo que pudiera matar al dios de la belleza y, para ello, se disfrazó (como era su costumbre y por lo que es conocido) y empezó a incordiar a Frigg hasta que ésta le reveló que no había hecho prometer al muérdago que no heriría o mataría a Balder, ya que consideraba inofensiva a esta planta parasitaria.

Presto a cometer el asesinato, Loki engañó al hermano de Balder, Höðr (que era ciego), para que, bajo su guiado, experimentara la sensación de disparar una flecha que había construído el mismo Loki a base de muérdago.

Obviamente, la flecha atravesó el pecho de Balder, cumpliendo con su objetivo de matar al dios.

Como segundo hijo de Odín, Balder era hermano de Thor, el dios del trueno.

Pero si bien los dioses nórdicos eran mortales, algo de trampa hay en dicha mortalidad y, así, Balder estaría muerto y residiría en el reino de la muerte del árbol Yggdrasil hasta el Ragnarok, tras el cual reinaría en la tierra con Höðr y los hijos de Thor.

Además de su gran belleza, otras características de Balder eran su inteligencia y elocuencia

Así, el bello dios pasa por ser el mejor orador de entre sus iguales del Aesir. Su morada era la celeste Breidablik, en la cual la suciedad no tenía lugar.

Famoso es también que soñaba con su muerte.

Y eso llevó a Frigg, su madre, a interpretar su sueño, pues se preocupaba porque su hijo no encontraba la paz interior. Y vio, a través de dicha interpretación, que Balder iba a morir.

Es por ello que Frigg hizo jurar a casi todos los seres y cosas del mundo que no le harían daño... excepto al muérdago.

No deja de ser curioso cómo este mito guarda muchos paralelismos con el del Talón de Aquiles.

> Siguiente >>>

Fotolia. (en orden de aparición)
Erica Guilane-Nachez


Buscador

Recientes