Biografía de Arturo Frondizi

Arturo Frondizi quedará por siempre en el recuerdo de la historia Argentina como un presidente que debió hacer frente a numerosas presiones y que sucumbió a una época plagada de terror y violencia. Su nombre ha quedado guardado como el de un político de raza que busco por diferentes medios llevar al país por la senda de la modernidad.

Un origen humilde para un hombre que pasaría a la historia

Tal como lo señala su apellido, Arturo Frondizi fue hijo de una pareja de italianos que llegaron a la Argentina al final del siglo XIX, cuando el envión de las masas migratorias comenzaba a marcar el destino de estas nuevas tierras. Nacido en la pequeña localidad de Paso de los Libres, en Corrientes, el 28 de octubre de 1908, Frondizi acompañó a lo largo de su vida el crecimiento de un país que por aquel entonces parecía tener un futuro prometedor pero que sufriría por décadas grandes crisis e inestabilidades.

De origen humilde, la familia de Arturo Frondizi estaba compuesta por sus padres y trece hermanos, siendo él uno de los más pequeños. Ese origen sencillo lentamente a lo largo de los años fue viendo mejoras y así, varios de los hijos de la familia pudieron dedicarse a actividades profesionales e intelectuales, algo que se consideraba un lujo para la época. El caso de Arturo no fue uno de esos, ya que de chico y adolescente sólo mostraba interés por el deporte y no tanto por los estudios. Antes de sus veinte años llegó a jugar en equipos de fútbol con el sueño de convertirse en una estrella.

Una lesión y el reconocimiento de qué tal vez el deporte no iba a estar para siempre en su camino le dieron al joven Arturo un impulso para dedicarse con nuevos bríos a las actividades intelectuales. Sus estudios secundarios los realizó en el prestigioso Colegio Nacional Mariano Moreno habiendo viajado a la capital del país junto a su padre.

La política como marca de una historia personal y de un país entero.

En su juventud, Arturo Frondizi mostró un particular interés hacia la actividad política, sintiéndose profundamente conmovido con la figura de Hipólito Yrigoyen y toda la renovación que tanto él como el radicalismo representaban en una Argentina novedosa. Tanto fue su apoyo al presidente que cuandos e graduó en el año 1930 como abogado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Buenos Aires, no quiso recibir su diploma de manos del dictador Uriburu que lo había derrocado ese mismo año. Dos años más tarde y habiendo sufrido en carne propia la persecución del régimen militar decidió afiliarse a la UCR para participar directamente en política.

Los siguientes años lo encontrarían creciendo en importancia dentro del partido ya que su talento y su habilidad para el debate político le permitieron destacar entre sus pares. De cercanía a las ideologías que el peronismo planteó a partir de 1945, supo compartir con Perón una visión similar de la realidad. Tanto fue así que exiliado este último luego del golpe de estado de 1955, Frondizi fue señalado con el beneplácito por el general Perón para que el pueblo argentino lo eligiera como presidente en las elecciones de 1958.

Su presidencia estuvo marcada por la continuación del plan industrial comenzado durante el peronismo, pero también por una muy fuerte presión militar y numerosos conflictos sociales. En 1962 sufrió el mismo un ataque militar y debió dejar forzosamente el cargo.

Desde entonces hasta su muerte en 1995 Frondizi siguió figurando como un líder respetado y consultado por numerosos políticos de cada época.

Buscador

Recientes