Biografía de Arturo Borja

Arturo Borja tuvo una existencia efímera en el planeta, se suicidó a sus 20 años, sin embargo, la misma fue tan intensa y notable en producción artística que dejó, postmórtem, su marca e influencia en las generaciones posteriores.

Integró el grupo de autores que se conoció como Generación Decapitada y fue un referente del Modernismo literario

Nació en la ciudad ecuatoriana de Quito en 1892, en el seno de una familia emparentada directamente con la nobleza española de Aragón y Navarra, y con el famoso y polémico Papa Alejandro VI o Rodrigo de Borgia que tanto dio que hablar en la historia por sus escándalos personales y los de su familia.

Su padre Luis Felipe Borja, fue un político, maestro, e intelectual ecuatoriano, descendiente directo del III Duque de Gandía y de Juana de Aragón, nieta del famoso monarca Fernando II

Se formó en un hogar numeroso y absolutamente influenciado por la disciplina y el rigor que impuso su padre.

Desde pequeño presentó una oscilación emocional que lo hizo propenso a padecer depresiones, que con el tiempo se hicieron frecuentes y más agudas

A los 15 años viajo a Europa para curarse una herida profunda en el ojo que lo había dejado casi sin visión.

En Francia se le despertó el interés por la literatura y cuando regreso a su país comenzó a publicar en la revista Letras.

En los primeros años del siglo XX, cuatro jóvenes poetas ecuatorianos entre los cuales se incluye a Arturo Borja, formaron la agrupación literaria Generación Decapitada, que tomó esta singular denominación del hecho que todos sus miembros fallecieron a muy temprana edad y dos ellos a causa del suicidio

Ernesto Caamaño, Medardo Silva, Borja, y Humberto Fierro estaban enmarcados en la corriente modernista que había impulsado el escritor nicaragüense Rubén Darío.

El Modernismo fue un movimiento literario que dominó la escena de la literatura española entre los años 1880 y 1914, siendo la poesía el género más influenciado por este.

Todos sus seguidores absorbieron sus caracteres tan particulares y vanguardistas, especialmente la creatividad disruptiva que presentó más una intensa renovación del lenguaje y la métrica

Falleció en 1912, suicidándose a través de una sobredosis de morfina.

Su adicción habría comenzado tras el fallecimiento de su padre.

Se había casado poco tiempo antes de tomar esa drástica decisión.

En 1920, ocho años después de su muerte, unos amigos pintores recopilaron su obra, unos 28 poemas, y la publicaron con el título La Flauta de Ónix.

Buscador

Recientes