Historia de Artemisa, diosa de Venganza, Virginidad y Caza

En la mitología griega Artemisa es la diosa de la caza. Paralelamente, representa la virginidad de la mujer, una idea que ha marcado la historia de la condición femenina. Por último, su historia está asociada a la venganza.

Artemisa, Diana para los romanos, era la diosa de la caza, la protectora de los niños pequeños y la patrona de los partos. Sus padres fueron Zeus y Leto y tuvo como hermano mellizo al dios Apolo. Artemisa le pidió a su padre que le regalase la virginidad eterna y la permanente belleza de la juventud. Siempre estaba rodeada de ninfas, las cuales eran obligadas a permanecer vírgenes.

Una diosa vengativa

Agamenón, jefe de las tropas griegas contra los troyanos, había cazado un venado y se dijo a sí mismo que la propia diosa Artemisa no lo podría haber hecho mejor. Cuando la diosa se enteró de su arrogancia le mandó un castigo e hizo que la flota de barcos de Agamenón no pudiera avanzar por la ausencia de vientos.

El enojo de Artemisa se calmó cuando Agamenón sacrificó a su hija Ifigenia. Después de que Ifigenia fuera arrojada a un acantilado regresaron los vientos y la flota de Agamenón pudo continuar su singladura.

El dios Alfeo, hijo de Tetis, se enamoró de Artemisa. La diosa huyó de él pero Alfeo la persiguió por toda Grecia en busca de su amor. Cansada de huir se escondió en una cueva junto a unas ninfas. Ella y las ninfas se cubrieron las caras de barro y cuando Alfeo se encontró con todas ellas no pudo reconocer a su amada.

En una ocasión Zeus sedujo a Calisto, una de las ninfas que acompañaban a Artemisa

Cuando la diosa descubrió que Calisto estaba embarazada se enojó profundamente y la convirtió en una osa. Zeus sintió compasión por Calisto y la trasformó en una constelación.

Un día el joven Acteón se encontró a Artemisa bañándose desnuda en un arroyo. Cuando ella se percató de su presencia lo transformó en un ciervo y luego hizo que una jauría de perros acabara con su vida.

La princesa Cometo vivía en el reino de Patras y se enamoró del joven Melanipo, pero los padres de ella se oponían a esta unión y los jóvenes se veían en secreto en el santuario de Artemisa. Cuando la diosa supo lo que ocurría en su templo decidió enviar una epidemia al reino de Patras. Para aplacar la ira de Artemisa los dioses decidieron sacrificar las vidas de Cometo y Melanipo y de esta manera la epidemia se detuvo. Como Artemisa no estaba totalmente satisfecha con su venganza hizo que todos los años los jóvenes más hermosos de Patras fueran sacrificados.

Dos interpretaciones del mito

Para los expertos en los relatos mitológicos de la Antigua Grecia la diosa Artemisa hace referencia a una etapa de la humanidad en la que había un matriarcado.

Desde otra perspectiva, Artemisa simboliza a la mujer independiente que no se deja someter por los hombres. En este sentido, hay que tener en cuenta que la diosa Artemisa era también la protectora de las amazonas, mujeres guerreras que solamente se relacionaban con los hombres para tener hijos (si nacía un varón era entregado al padre y si era una hembra se incorporaba al clan de las amazonas ).

Buscador

Recientes