Historia de Aquiles

Todos los seres humanos, por importantes y poderosos que sean, tienen alguna debilidad o punto flaco. Para comunicar esta idea recurrimos a una expresión, el talón de Aquiles. El verdadero Aquiles es un personaje mítico y el arquetipo del héroe que es capaz de sacrificar su vida por unos ideales.

La historia de Aquiles en la mitología griega

Hijo del héroe Peleo y de la diosa Tetis, fue un héroe de la Guerra de Troya, un episodio que conocemos a través de la Ilíada de Homero. En la obra de Homero Aquiles es el personaje central sobre el que giran los acontecimientos y es descrito como el guerrero de los pies ligeros, pues era considerado como el más veloz entre los hombres.

De todos los héroes que combaten en Troya, es el mejor de los guerreros, pues sabe combinar la fuerza, la velocidad y la inteligencia en la batalla. El mismo dios Zeus respetaba su valor y fortaleza.

Según la versión del poeta latino Estacio, cuando nació Aquiles su madre sumergió su cuerpo en la laguna Estigia para que así se convirtiera en inmortal. Para evitar que se ahogara o que se lo llevara la corriente Tetis sostuvo a su hijo por uno de sus talones y por este motivo esta parte de su cuerpo no recibió los afectos mágicos de las aguas.

La niñez de Aquiles transcurrió en la corte de su padre Peleo

Durante su juventud entabló una buena amistad con Patroclo y ambos fueron iniciados en las artes de la guerra y en la oratoria (algunos especialistas en la obra de Homero consideran que entre Aquiles y Patroclo había una relación amorosa). Para que completara su formación, Peleo envió a su hijo junto al centauro Quirón, quien le enseñó medicina, tiro con arco y todo tipo de destrezas.

La madre de Aquiles sabía que su hijo iba a morir en las murallas de Troya, tal y como le había vaticinado un oráculo.

Cuando Tetis supo que Aquiles había muerto mezcló sus cenizas con las de su amigo Patroclo y las depositó en una urna de oro. El alma de Aquiles fue enviada por Tetis a los Campos Elíseos, el lugar del inframundo donde van a parar las almas de los hombres justos.

El personaje de Aquiles se convirtió en la inspiración de Alejandro Magno

Los acontecimientos de la Guerra de Troya descritos en la Ilíada continúan siendo un misterio para los historiadores, pues no está claro si realmente ocurrieron o se trata simplemente de una invención literaria. En cualquier caso, el relato homérico fue un texto muy valorado por los antiguos griegos y el mismo Alejandro Magno tenía la Ilíada como libro de cabecera y se veía a sí mismo como el nuevo Aquiles de los griegos.

> Siguiente >>>

Fotolia. (en orden de aparición)
wabeno


Buscador

Recientes