Biografía de Agustín Tosco

En la historia del siglo XX encontramos un sinfín de nombres relacionados con la lucha y la convicción por un mundo mejor. Uno de esos nombres que aún resuenan en nuestra memoria es el de Agustín Tosco, dirigente gremial argentino que se convirtió en referente del movimiento popular conocido como Cordobazo. Tosco nació en 1930 en la provincia de Córdoba, en Argentina.

Toda su vida estuvo relacionado con el mundo fabril y obrero y fue por eso el enorme respeto que tuvo entre sus compañeros y la sociedad.

Una familia italiana y un destino marcado por la lucha obrera

Oriundos del Piamonte italiano, los padres de Agustín Tosco fueron campesinos que vieron en la Argentina una posible oportunidad de crecimiento y de escape de las conflictivas tierras europeas. Si bien en su infancia Agustín vivió en el campo y rodeado por las tareas relacionadas con la cosecha y la siembra, a medida que fue creciendo comenzó a desarrollar un interés particular por los elementos tecnológicos, las máquinas y los engranajes. Así fue que se decidió a estudiar una carrera electrotécnica, dejando de lado la tradición familiar de siglos.

En el mundo tecnológico supo moverse con facilidad y cintura, convirtiéndose en poco tiempo en un obrero eficiente y de carácter, pero también conciente de las desigualdades sociales y de cómo la industria debía estar al servicio de los trabajadores y no ellos de los dueños de las fábricas. Su primer empleo industrial fue en el año 1949 y tan sólo un par de años después estaría al frente de uno de los gremios más importantes de la época: Luz y Fuerza, filial cordobesa. Junto a otros compañeros formaría el Consejo Directivo de dicho gremio.

El Cordobazo y la inmortalidad que da la historia

Uno de los rasgos que todos los que lo conocieron destacan de Agustín Tosco fue su capacidad para expresar clara y vehementemente sus convicciones, sus ideales y los de sus compañeros. A medida que su capacidad de representar más y mejor a los trabajadores fue creciendo, inmediatamente se volvió en un faro de consulta pero también en un foco depositario de los ataques de los gobiernos militares que tuvieron lugar en la segunda mitad del siglo XX.

El estallido conocido como Cordobazo se inició el 29 de mayo de 1969, en medio de una fuerte crisis económica, laboral y social. El gobierno dictatorial de Onganía había celebrado decisiones económicas que afectaban a la masa de trabajadores, tendían a la destrucción de la industria nacional y de los convenios laborales y sindicales. Este estallido tuvo fuerte aceptación entre los diferentes trabajadores industriales de la provincia y se replicó hacia todo el país. Entre otros, Tosco encarnó el rol de referente de esa masa de proletarios y se enfrentó no sólo al gobierno sino también a la burocracia sindical peronista encarnada por José Ignacio Rucci.

Tosco murió en la clandestinidad en 1975, la persecución política a la que había estado sometido puso en peligro su vida. Su condición le impidió acceder a una buena atención de salud, como ocurrió con muchos militantes y guerrilleros de la época. Un año después comenzaría en nuestro país la más oscura dictadura militar.

> Siguiente >>>

Buscador

Recientes